30/12/09

Por Pontevedra: Alerta Naranja

Pajarear, lo que se dice pajarear...
a
Pese a mis buenos propósitos del año pasado, esta Navidad el telescopio se quedó en Madrid. Y la verdad es que me alegré horrores en el viaje de ida, el pasado día 20; pero ahora, claro, me arrepiento: ¿Y si mañana le da por volver a Martiño a visitarnos? ¿Y si, de haberlo tenido ayer, me hubiese vuelto con un bimbo a casa...?
a
Porque fui a visitar a la gente de Pontevedra, y por la mañana lié a Raúl para que me llevase a dar una vuelta. Por haber, al menos hace un par de días, había una hembra de pato havelda Clangula hyemalis en el norte de la bahía de A Lanzada; aunque a tenor de cómo estaba de picado el mar supongo que (si aún estaba) se habría ido nadando más allá de donde rompían las olas; o tal vez a otra bahía. Demasiado lejos en cualquier caso, incluso con el telescopio... Dejamos A Lanzada y paramos en otro par de playas de O Grove a probar suerte con colimbos o con lo que cayese, pero unas cuantas gaviotas cabecinegras más tarde hubo que levar anclas y volver a Pontevedra, mientras la versión 2.0 del Diluvio se desplomaba sobre nuestras cabezas...

Pisoteando un poco el Patrimonio...
a
Total, que recogimos a Jesús, y por hacer tiempo antes de meternos entre pecho y espalda una buena churrascada, paramos en un par de sitios de Marín. En Mogor a ver unos petroglifos, que siempre agrada más ver sin nadie que se esté tirando mocos acerca de qué significan. Y después, en el pequeño puerto de Aguete, a ver cómo las olas rompían contra el espigón (bueno, eso ellos, que yo estaba bastante entretenido con un alca Alca torda que buceaba entre las barcas).
Comida, sobremesa en la que se nos unieron Paula y Leo; y de vuelta a Orense. Y qué bien me sientan estas escapadas...

28/12/09

R^2

En 26 años habrán podido decir de mí muchas cosas; algunas incluso bonitas... Pero me he tenido que enterar por el telediario de lo que realmente soy...
Este año he ido con algo de retraso, lo que unido a que han venido seguidos festivos y fin de semana ralentiza todo el proceso postal. Pero confío en que, a partir de hoy, os vaya llegando lo que tiene que llegar; que ya lo están haciendo las vuestras... ¡Gracias! :-)

27/12/09

CON(an)XO

En estas vacaciones largas aprovecho habitualmente para moverme y ver antiguas amistades. Ayer comencé por mi querido Santiago; levantado por todas partes como un Madrid en pequeño, con obras en las que se trabaja a destajo para dejar la ciudad impecable de cara al Xacobeo que se nos viene encima. empecé visitando con Ángel (Compostela) la iglesia y monasterio de Conxo, antiguo núcleo independiente que hoy ya es de pleno derecho un barrio periférico de la capital. Y en la iglesia, un conocido Cristo de Gregorio Fernández. Y, como toda obra del lucense de nacimiento y pucelano de adopción que se precie, con un religioso encargado de acompañar al visitante para dar las explicaciones correspondientes. Éste era sin embargo más majo que las monjas de San Plácido, y se entretuvo contándonos historias de redenciones y martirios de santos mercedarios, a cuya orden pertenece el convento.
Después, y a pesar de las explicaciones de los paisanos (llenas de retondas y redondas; y baixe á direita onde a última casa, que é un restaurante... un restaurante deses de chicas -sic-), conseguimos llegar hasta los restos del castillo de Rocha Forte, ya algo fuera de la ciudad y en pleno proceso de restauración... Aunque poco queda ya que restaurar. Pero bueno, Santiago también se merece su castillo, ¿o qué?
El resto de la jornada compostelana trascurrió ya “en interiores”: Tomando algo con Jaime y comiendo después pronto con Martín, para coger a tiempo el tren de vuelta a Orense. A Martín tenía especiales ganas de encontrármelo; que ya hacía más de un año que no coincidíamos y oye, la primera amistad que hace uno en la carrera es algo que queda ahí...
Poco más; siguiente parada, ¡Pontevedra!

26/12/09

Una de dibujos y un drama

Tenía ganas de ir a ver Planet 51; no sólo porque ya hacía tiempo que no iba al cine, sino también porque como la productora (Ilión; me ha gustado la animación de su web) forma parte del mismo grupo empresarial en que trabaja mi hermano, pues era casi cuestión de familia. Y esta tarde he ido con Javi... ¿El veredicto? Bueno, pasable. La verdad es que, siendo la idea original buena, la han sofocado con una historia simplona para niños con un guión que, a pesar de los numerosos guiños supongo que dirigidos a los sufridos padres, se queda muy justito. Y un detalle de la música a destacar: es una alegría saber que, en el espacio exterior, también crían los escribanos cerillos.
Aunque la película del día estaba por llegar... Nos quedamos tomando algo en un bar, y algo después de nosotros entró una pareja con un bebé pequeño en un carrito, que al sentarse tomó la madre en brazos. Total, que pidieron un café y un té, o algo así, y al echar el té la madre en su taza tuvo la mala fortuna de salpicar con el agua hirviendo la mano del niño. Éste se puso a llorar, con razón; pero su madre se puso histérica: se fue corriendo con él al baño a echarle agua, seguidos por el padre, dando alaridos como si el niño se hubiese quedado sin mano. Salió al rato con el bebé, corriendo también y repitiendo “¡vámonos, vámonos ya!” Completamente fuera de sí, y con gran pasmo de todos los presentes, estampó con todas sus fuerzas la tetera de cerámica y la taza contra la pared, que reventaron en mil añicos... Acto seguido salió corriendo con el niño; mientras el padre la seguía muerto de vergüenza, empujando el carrito y diciendo entre dientes al único camarero, que estaba alucinando como todos los demás, que luego se pasaba a pagar... Y todavía de la mesa de al lado de ellos se levantó un chico sangrando junto a la oreja porque una esquirla de la tetera le había cortado al saltar; ¡como para haberle dado en un ojo...!

24/12/09

Liebre por gato

Al pajarear, fastidia tanto creer que estás viendo algo muy inusual y que venga alguien que sabe más y, sacándote de tu error, te muestre que es algo más corriente; que cuando te sucede lo contrario (nunca me ha pasado) debe de ser una gozada... Por eso envidio tanto (y no sanamente, que ningún pecado es sano) a David Álvarez: el pasado 7 de diciembre, en una visita a Santoña junto con otros dos observadores, pudo hacer en el puerto unas estupendas fotos de un primer invierno de colimbo ártico Gavia arctica. Nunca he visto un colimbo de cerca y nunca he visto un colimbo ártico (Javi tampoco, jeje; mal de muchos...), así que cuando vi esas fotos las despaché pronto con un "¡qué c...!"; y a otra cosa.
Por suerte para el mundo (¡hala!) hay gente menos pasional, como Dani López, un joven asturiano estudiante de Medicina y miembro del Comité de Rarezas, que es uno de los españoles más puestos en identificación de aves. Dani vio enseguida algo raro las fotos, pidió más al autor, consultó con más gente... y hace unos días, como quien no quiere la cosa, nos desayunamos con la noticia de que una nueva especie se subía al carro de la lista española: el bicho no era un colimbo ártico, sino un colimbo del Pacífico Gavia pacifica; 1ª cita para España y 4ª para Europa de esta especie que cría en Siberia y Norteamérica... ¡Menudo está siendo 2009 en lo pajarero; qué pena me va a dar que se acabe...!

22/12/09

The f***** third referee...

No sé si pinta mucho que enlace (hoy no lo cuelgo, que tengo miedo de que se lean mal los subtítulos) este vídeo hoy aquí; porque creo que a los que os puede hacer gracia ya lo habréis visto (yo siempre me entero de estas cosas tarde); y a los que no... Pues eso, que lo excusabais. Pero a los que no somos especialmente ingeniosos nos admira el genio ajeno; así que lo enlazo a modo de homenaje a su/s autor/es. Además, es real como la vida misma...

21/12/09

La penúltima de los topillos

Por si no tuviésemos bastante con ver el año pasado a los políticos castellano leoneses colgándose medallas por “controlar” una plaga de topillos que remitió de forma natural; ahora un estudio del CSIC demuestra que, en las zonas que alegremente se sembraron con veneno, la acumulación de cadáveres de roedores propició la aparición de brotes de tularemia entre la población, una zoonosis (enfermedad que salta de los animales al hombre) que no le deseo a nadie. Por no hablar de los conejos, liebres y perdices envenenados al comer los cebos destinados a los topillos (apelando sólo a la parte económico/humana del asunto...).

20/12/09

La flor del Almendro

Pues eso, que un año más vuelvo a Orense por Navidad. Hacía bastante tiempo ya que no cogía mi querido Talgo, y tenía ganas de ver qué novedades se contaba Castilla la Vieja. Pero poco lugar hubo para proezas ornitológicas: mi asiento no estaba frente por frente con la ventana, al estirarme para mirar me encontraba siempre con el sol de frente; y además el catarro que vengo arrastrando de unos días acá me tiene en un estado de pasar de todo que no ayudaba a concentrarse. Así que unos gamos y buitres por el Pardo y me desentendí del asunto... Ya habrá algo de campo estos días, si se tercia.
¿Y seré yo a la vuelta de los años tan ansioso, tan cargante, tan bicho con el tema de colocar las maletas sin preocuparse por los demás viajeros y levantarse para tomar posiciones frente a la puerta como los viejos de ahora...? Por si acaso voy a hacer propósito de ser paciente y no quejarme.

18/12/09

Estupefacción

No os confundáis, me alegro de Berlusconi haya salido del hospital tanto como el que más... Pero es que todavía estoy alucinando de que, después de todo el revuelo que armaron unos y otros, sólo UNO de los diarios de mayor tirada nacional lleve en portada la lamentable aprobación ayer en cortes de la nueva supermoderna y superguay ley del aborto... Así se ve el rigor con que se siguen los temas. Ya lo compararemos mañana con la noticia de la prohibición de los toros en Cataluña...

17/12/09

Cuchi&Panda

Siguiendo con la inveterada tradición iniciada el año pasado, ayer celebramos la Cuchipanda Navideña del BCV. El grupo, gracias a Dios, no ha dejado en 2009 de crecer y mejorar:

- En cuanto a profesores, JPT ha pasado ya de Ramón y Cajal a Contratado Doctor; y se consolida la permanencia de Álvaro y Chechu como Interinos a tiempo parcial (prácticamente total). Francisco, junto con los dos anteriores, consiguió además un nuevo proyecto de investigación para el grupo, fuente segura de cuartos y de gente en un futuro inmediato. Anda además por ahí Paco, otro Interino de apoyo a la asignatura de Biogeografía tras la muerte de Mercedes de Castro (QEPD); y aunque se dedique a los escarabajos, como anda por nuestra planta lo acogemos gustosos.
- ¡Tenemos un nuevo doctor! Justo en medio de la comida, el Dr. de la Hera nos comunicó que le acababan de dar la beca postdoctoral del Gobierno Vasco; y si bien nos dejará en primavera para instalarse en Holanda, de momento todavía podremos explotarlo algo.
- Y tenemos también nuevos becarios, María (UCM) y Miche (FPU). Esto nos alegra especialmente; ya que contar con financiación desde el principio es una gran ayuda para cimentar una carrera en el ámbito académico-investigador. Tenemos también a Mateja, luchando por la suya y más que decidida a quedarse. Y además andan por aquí de vez en cuando dos doctorandos “de 4º ciclo”; Luisón y Alex Onrubia. Es un gustazo ver a esta gente medio mayor, con la vida medio resuelta, iniciar un proyecto investigador por amor al Arte...
- Last, but not least, la cantera de estudiantes de 2º ciclo se consolida también. Sonia ha conseguido que su novio Alberto se sume a la ardua tarea de examinar nuestros miles de frotis, mientras que Pelao y Laura están cada vez más implicados con Chechu en las tareas de anillamiento y en un nuevo proyecto experimental con arañas. Y Jesús y Manu, dos viejos amigos de SEO-Alectoris, cuentan ahora con sendas becas de colaboración que nos garantizan tenerlos por aquí echando una mano.

Mucha gente, y sobre todo mucha ilusión, se juntaban ayer en torno a la mesa para dar buena cuenta de la cuchipanda; espero que 2010 sea el año de más y mejor... Si Dios quiere.

16/12/09

En Joy

Si en su día me llegan a decir que la segunda discoteca que iba a pisar en mi vida era la Joy... No sé que hubiera dicho (la verdad, con los años me he instalado bastante en el nunca digas... etc.). El caso es que así ha sido. El asunto, de todas formas, tuvo algo de trampa: Las dos becarias nos dijeron: “¿Os apetecería venir el martes que viene a los monólogos de la Paramount, que nos pueden conseguir entradas gratis?” Y efectivamente, les pudieron conseguir entradas gratis... Para ellas solas. Los demás tuvimos que pagar; aunque el precio tampoco fue excesivo.
Y allí echamos ayer un par de horas; en el teatro reconvertido en una de las discotecas más de Madrid, que por un omento recuperó su función original. Los cuatro monologuistas estuvieron, en término medio, bien; aunque la calidad subía y bajaba como los picos de un electroferograma. Y no deja de dar algo de pena ver a tíos que ya han soplado unas cuantas velas atascados en el caca-culo-pedo-pis...

Bueno; ya que sale el tema del humor, aprovecho para colaros un vídeo que descubrí estando en Suecia (aunque tal vez ya lo conocíais), de la famosa cantante búlgara Ken Lee...



Lo mejor del tema es que resulta que la tipa está asentada en España, por lo que a los humoristas locales les faltó tiempo para invitarla...

15/12/09

¿Cuándo es Navidad?

Sucedió en una de las últimas reuniones de laboratorio de Lund, y una entrada reciente de Compostela me lo ha recordado: S. es una chica la mar de maja; de las que más me ha ayudado durante mi estancia en Suecia. También es, según sus propias palabras, “la persona menos religiosa que conozco”, hasta el punto de alardear de su certificado de apostasía. No es sin embargo en absoluto una criticona destructiva; cosa que, viniendo yo de un país de extremistas de uno y otro pelo, me extrañó bastante... Pues bien, como iba diciendo, en una reunión de laboratorio S. propuso (para mi sorpresa) que deberíamos organizar una comida de Navidad. La gente se mostró en general de acuerdo; y acto seguido, sin temblarle la voz, S. preguntó que “¿y... cuándo es Navidad?”. 2 ó 3 de los extranjeros nos reímos, pensando que era una broma; pero enseguida resultó evidente que no, cuando el resto de los suecos le contestó con absoluta seriedad que “sobre la tercera o cuarta semana de diciembre”... En fin, cosas de una sociedad con raíces cristianas que ha fructificado en no se sabe qué.
a
Mientras, en esta España que tanto se mira para lo malo en el espejo del norte, hace dos días todavía celebrábamos el domingo Gaudete; y por la tarde el último cumpleaños sorpresa del año: para Jorge esta vez, con partida de bolos y comida en Santa Eugenia. Y el próximo domingo servidor se sube a casa, a pasar allí la Navidad; que si no me falla la memoria sigue siendo el 25 de diciembre (fun, fun, fun...).

14/12/09

La repesca (SBT y IV)

Tanto pajareo empuja a la gente al límite, y el último día comenzaban a notarse los distintos puntos de vista que teníamos Javi y yo. Para él era el último de sólo 4 días en Suecia, para los que se había preparado a conciencia rutas y lugares a visitar y de los que estaba sacando un rédito en especies menor que el esperado. Para mí sin embargo era el último día de tres meses lejos de casa, después de tres jornadas de frío y falta de sueño donde además estaba ya saturado de tachar (12, llevaba yo). Así que el último día debió de ser para él, y ahora lo lamento, bastante duro; teniendo que tirar de mi cara larga de un lado a otro de la costa oeste...
Porque, para acabar, decidimos darle un repaso a los lugares visitados el domingo, intentando sacar algo nuevo. Comenzamos el día dando un repaso a la reserva de la isla de Rönnen, entre Utvälinge y Farhult. Nada más llegar, desde la carretera, la mirada despierta de Javi (pues yo iba medio dormido) localizó un “halcón” de aspecto sospechoso posado sobre la hierba. Bajó del coche y, parapetándose tras del mismo, luchó por enfocar al animal mientras intentaba convencerme de echarle yo mismo un ojo... Cosa que hice de mala gana, pues el viento helador me hacía llorar los ojos y apenas conseguía ver nada. Sin embargo el bicho tenía buena pinta: grandote, muy corpulento, y con la espalda aparentemente veteada de blanco. Dimos un largo rodeo hasta la playa para intentar verlo más de cerca; pero para cuando llegamos lo único que encontramos fue a un ornitólogo sueco que salía corriendo tras de un “big falcon” que había visto irse volando (que había espantado, suponemos nosotros...). Y con las ganas nos quedamos. Algo de consuelo fue para Javi poder ver malamente en la isla su primer busardo calzado Buteo lagopus; y los dos enormes pigargos que reposaban también sobre la misma. El terreno estaba lleno de alas de patos, limícolas y gaviotas; y acabamos viendo otro halcón, pero éste sí un peregrino normal...
Total, que con la duda del halcón gerifalte que pudo haber sido y no fue, volvimos la puerto de Höganäs, a buscar a la curruca gavilana Sylvia nisoria. Animados por la presencia en la zona de más pajareros, que nos dijeron que otros habían visto el bicho aquella misma mañana, decidimos aguantar como campeones en aquel lugar idílico, el desagüe de la depuradora, esperando a que la curruca decidiese aparecer de nuevo... Cosa que finalmente hizo cerca de hora y media más tarde: Pero bueno, ver a aquel bicho gigantesco (gigantesco para ser una curruca, claro) saltando entre los montones de algas apestosos en pos de las mosquillas que zumbaban en torno mereció la pena; último bimbo del último día.
En nuestro eterno pulso contra la falta de luz, salimos pitando de allí rumbo a la desembocadura del Lödde en una bahía con extensos campos a ras del mar, bastante cerca de Malmö, donde por última vez se nos escaparían los pardillos piquigualdos mientras chapoteábamos en el fango entre vacas y agachadizas. Se nos acababa el viaje; y como despedida cariñosa que nos hiciese olvidar el viento y el frío, Escania decidió regalarnos algo de calma y de sol: En la bahía inmediatamente al norte, junto a una preciosa central nuclear rodeada de bosques de pino y de prados donde los corzos abundaban como ovejas, tuvimos una última visión de millares de ganso posándose para dormir sobre un mar envuelto en las llamas del crepúsculo. Entre ellos una última “rareza de consolación”: un solitario ejemplar de ánsar indio Anser indicus, especie introducida en el norte de Europa en proceso de asentamiento.

4 días, alrededor de un centenar de especies (13 nuevas para mí), cientos de kilómetros por la provincia más meridional de Suecia y la alegría de poder compartirlo todo con alguien que vibra igual que tú: Bonito balance final del SBT.



11/12/09

Costa este (SBT III)

Visitada la costa oeste, el lunes 30, con un día mucho más nublado, pero no lluvioso, nos dirigimos en sentido opuesto, hacia la costa este. De camino paramos en un lugar mágico: Fjällmossen. Es un área de bosques de turbera y abedules donde, por la mañana temprano, no se movían nada más que unas cuantas vacas que pastaban indolentemente bajo los árboles, indiferentes (acostumbradas, supongo) al paso de un par de gallardos jóvenes con telescopio.
a
Al rato de llegar, de forma totalmente inesperada, apareció el primer bimbo del día: un alcaudón norteño Lanius excubitor; mucho más pálido y con más blanco en las alas que nuestro alcaudón real... Sin embargo la estrella del lugar, por la que todo el mundo acude a Fjällmossen, es incluso más espectacular. Llegamos por un camino embarrado hasta una torre de observación, y desde ella enfocamos expectantes una braña cercana. Tardaron en aparecer el tiempo justo para que nuestras ganas y consiguiente alegría fueran máximas: Volando sorprendentemente rápido para un ave de ese tamaño, uno, dos... y hasta seis preciosos machos de gallo-lira europeo Tetrao tetrix surgieron del bosque y se posaron en el claro. Fjällmossen debe de ser uno de los mejores lugares de Europa para ver la especie: En la primavera temprana se juntan allí los machos (según parece cada año menos, por desgracia) para cantar y pelear entre ellos, esperando ser los escogidos por las hembras que se acercan al lek.
Volviendo ya al coche, resultó que Fjällmossen nos guardaba todavía una sorpresa. Nos vimos rodeados de repente por uno de esos grupos de “páridos” tan típicamente invernales; y entre especies tan sugerentes como reyezuelos sencillos, agateadores norteños o mitos de los de cabecita blanca, apareció al menos un carbonero sibilino Parus montanus “de los de guía, de los de verdad”. Porque es una especie muy difícil de distinguir del palustre, de los que había varios también; pero éste lo tenía todo: color gris, panel en las primarias, “cuello de toro” y, sobre todo, el reclamo. Junto a este bimbo aparecieron también los segundos pardillos sizerines del viaje; pero éstos de la subespecie cabaret, los que crían en Centroeuropa y llegan por el norte hasta donde estábamos nosotros, de un tomo más pardo que los nominales. Y antes de subir al coche, una preciosa hembra de picamaderos negro Dryocopus martius; que está bien tachar de oído, pero mola mucho más ver al bicho, sobre todo si es tan bonito...


Nos costó dejar Fjällmossen, pero quedaba mucha Escania por ver. La siguiente parada fue la reserva natural de Äspet, una playa donde, además de asomarnos al Báltico por primera vez, se suponía que sin poner mucho esfuerzo podríamos tachar en tierra el escribano nival y el pardillo piquigualdo y en el mar la havelda, un pequeño pato nórdico. Huelga decir que ni unos ni otro (normal; con semejante frío yo me hubiera quedado en casa también...); pero ya que en la playa estaba claro que no había nada que rascar, mirando hacia el mar surgió la sorpresa: Volando de norte a sur a la distancia justa para poder identificarlo sin dudas pasó volando un colimbo chico Gavia stellata. Y todavía más: Posado en una baliza marítima, “invisible” por su inmovilidad a pesar de su enorme tamaño, estaba este txavalote: ¡Un pedazo de pigargo europeo Haliaeetus albicilla adulto! Un “águila” enorme (por afinidades taxonómicas es más bien un milano gigante) que impone su ley en costas y lagos de Europa oriental... Y tras observarlo un buen rato, vuelta al coche, que quedaba el más difícil todavía: Ländon. Allí, en una plantación de alerces (una curiosa conífera de hoja caduca), e integrado en un bando numeroso (¡ay!) de piquituertos comunes, “se supone” que había un macho de piquituerto franjeado. Por supuesto, y aunque agotamos casi la poca luz que quedaba observando decenas de piquituertos, que se movían como demonios de un lado a otro de la plantación, cogiendo piñas de los jóvenes alerces y subiendo a comérselas a los pinos mayores que medraban por el medio; el susodicho no apareció. Y es una pena, porque mira que es bonito... Los que sí lo hicieron fueron los ánsares campestres Anser fabalis, último bimbo del día, que predominaban en la zona sobre las demás especies. Esta especie era antaño abundante en invierno en tierras zamoranas, pero un cambio en sus áreas de invernada hace que ahora apenas se vena al año uno o dos en España. Justo antes de ponerse el sol aún pudimos ver en la bahía al norte de Ländon a unos cuantos centenares de estos gansos nadando tranquilamente mientras en la orilla se preparaban para dormir sobre unas peñas, cual hieráticas gárgolas góticas, nada menos que siete ejemplares juveniles de pigargo...

Magnífica visión con la que despedir el día... Lástima que la estropease el infernal retorno a casa: A la altura de Kristianstad la noche y un extraño de la carretera a punto estuvieron de llevarnos hasta la costa opuesta en vez de a casa; a donde llegamos a eso de las seis de la tarde, muertos de frío y, sobre todo, hambre; que no habíamos comido más que Doritos -jeje- y mandarinas desde el desayuno. ¡Qué sufrido es esto del xtrem-birding...!

10/12/09

Costa oeste (SBT II)

Bueno, como pocas cosas interesantes hay que contar de mi vuelta a la Facultad, sigamos con el pajareo escandinavo. El segundo día Javi y yo nos dedicamos a recorrer la costa de la esquina noroeste de Escania; zona de amplias playas y marismas con aves marinas interesantes. La primera parada fue la playa de Utvälinge, donde un buen grupo de pajareros estaba ya aprovechando la mañana de domingo para bichear. Desde allí, y a pesar de la marea alta, las aves se movían relativamente lejos; y en estas condiciones yo me canso enseguida. Como siempre, es entonces cuando se agradece tener al lado a Javi y a su terca paciencia: poco a poco fuimos sacando cosas difíciles de ver en España, como un grupo de cinco machos de negrón especulado Melanitta fusca o alrededor de una veintena de zampullines cuellirrojos Podiceps auritus. Y entre tanta buceadora, el primer bimbo del día: allá lejos (apenas una manchita) un somormujo cuellirrojo Podiceps grisegena; especie que había dado esquinazo a Javi una y otra vez y que le alegró el resto del día. Como la observación pese a todo no había sido de las de recordar, Javi hizo pun pequeño truco de magia y unas cuantas piedras que sobresalían del agua en medio de la bahía se transformaron ¡en focas! Unas focas comunes Phoca vitulina, espatarradas todas gordas al ¿sol? boreal...
a
A un lado de la playa, una pasarela entre el carrizal permitía el acceso a una pequeña ensenada, donde se habían visto escribanos nivales y avetoros. No vimos ninguna de esas aves tan deseadas, pero en cambio sí disfrutamos de lo lindo fotografiando otras aves más comunes:

Como los escribanos palustres Emberiza schoeniclus, que se movían gorrionosamente, levantándose al unísono a los sauces cuando pasaba alguien para al momento bajar de nuevo al suelo a seguir picoteando semillas...

O los bigotudos Panurus biarmicus; especie normalmente esquiva que tuvimos en cantidad literalmente delante de nuestras narices. La mayoría, como la hembra de la foto, estaban anillados.

Pero quedaban pocas horas de luz y muchas cosas por ver. Siguiente parada: Farhult; una playa mucho más grande algo al oeste de la anterior. Seguíamos buscando escribanos nivales, alondras cornudas y twites (pardillos piquigualdos); especies “típicas” de las playas nórdicas en invierno y que nos darían esquinazo todos los días del SBT. Al poco de llegar a la playa se hizo evidente que con el trasiego de paseantes y perros poco había que rascar con los pajarillos, así que Javi se puso a escudriñar tenazmente la bahía...

Mientras, para su desesperación, yo me entretenía con otros objetivos “indignos”; como esta corneja cenicienta Corvus cornix que, como hacían otras a lo largo de toda la orilla, se elevaban unos metros sobre el suelo con un mejillón en el pico para luego dejarlo caer; insistiendo una y otra vez hasta que cascaban las valvas del molusco.

Otros sujetos a su modo de ver más “decentes” incluían este macho de serreta mediana Mergus serrator, que a escasos metros de nosotros arreglaba cuidadosamente su plumaje. La constancia de Javi daría sin embargo sus frutos sacando el segundo y último bimbo del día: Una docena larga de cisnes chicos Cygnus columbianus que nadie había citado antes en la zona y que fueron más que bien recibidos.
Justo cuando íbamos a irnos llegó volando un gran bando mixto de ánsares y barnaclas que evolucionaron con donaire antes de posarse. Les dedicamos un rato, a la búsqueda de alguna especie; pero como estaban lejos y nos quedábamos sin luz salimos pronto camino de Höganäs, una ciudad cercana en cuyo puerto llevaba unos días asentado un pajarillo que debería llevar ya un par de meses en África: Una curruca gavilana Sylvia nisoria. Sin embargo, y aunque siempre es mejor que te digan que está “en el puerto de Höganäs” que que está “en Suecia”, dando vueltas de un lado a otro entre grúas y barcos te sientes siempre un poco tonto; máxime cuando estás buscando algo que “no debería estar allí”. Justo antes de darnos por vencidos localizamos un lugar con pinta de ser “el” sitio; pero allí no se movía nada de nada, así que dimos por concluido el día yendo a comer de vuelta a Utvälinge... Dos días habían pasado; dos días nos quedaban, y más de la mitad de las nuevas especies.

9/12/09

A lo cangrejo

Empecemos por lo más reciente; y antes de seguir con el SBT, vamos primero con estos últimos días... Justo hace una semana, Javi y yo cogíamos por última vez el bus a Lund dejando atrás una Sodra Sandby blanqueada por la escarcha heladora; por última vez el tren a Copenhague y por última vez el avión a Madrid: Barajas, 15ºC a las siete de la tarde; creo que sumando los grados de la última semana en Suecia no llegábamos a tanto...
Y al día siguiente después de comer, la comitiva complutense a Portugal se ponía en marcha: seis estudiantes y un profesor; cuatro paneles y una comunicación oral. Elvas resultó ser un pueblo encantador, recogido dentro de su doble muralla estrellada, asomándose desconfiado sobre una loma a la frontera con España. El primer día fue la excursión inaugural por las vecinas tierras extremeñas: nos pasamos el día viendo grullas y aves acuáticas por los arrozales de las Vegas Altas del Guadiana y embalses cercanos, acabando el día en un hotel de cuatro estrellas; todo a gastos pagados por la Junta de Extremadura, a la que se ve que le sobra el dinero... Y sin planearlo demasiado, acabé tachándome dos pajarillos exóticos que ya me habían dado esquinazo en alguna ocasión: el bengalí rojo Amandava amandava y el pico de coral Estrilda astrild.
El resto de los días del congreso se quedan en lo aceptable: La gran mayoría de las comunicaciones eran muy descriptivas; hablando del Nº de parejas de tal especie o de las aves del sitio cual, con poca “ciencia elaborada” (no sé muy bien cómo expresarlo). Además el 90 % de los contenidos era en portugués y esto se le atragantó bastante a mis acompañantes, el caso es que no pisaron mucho las charlas. Por mi parte, y como ya era la cuarta vez que la daba y las tablas ayudan, despaché la charla de las codornices sin mayor problema.
Y esta mañana en Madrid, algo tan tonto como ir a buscar al servicio técnico una aspiradora me ha llenado de vida: Un poco harto de tanto civismo y falta de vida, disfruté maliciosamente cruzando en rojo mientras a su vez los coches se saltaban sus semáforos y se entorpecían unos a otros con un murmullo de bocinazos. Los porteros, como Atlantes con mono azul, sostenían las paredes de sus edificios, adormilados al sol; y las viejas se colaban en la frutería... Mañana me habré hartado y comenzaré a quejarme, pero no hoy; da gusto estar de vuelta en casa...

8/12/09

¿Qué azul?

Azul es el manto de la Virgen. Azules son hoy, y sólo hoy, la casulla y demás ornamentos litúrgicos. No de cualquier azul, claro; sino azul Cielo. La Inmaculada de la foto de arriba se yergue en medio de la Domplatz de Salzburgo, frente a la Catedral.

Por detrás, la “dedicatoria”, traducida por Compostela:

A Dios Trino
a la Omnipotencia, Sabiduría, del amor
Fuente.

A María Madre de Dios,
Virgen sin mancha concebida,
brillantísimo
del divino poder, de la sabiduría, del amor
prodigio;
ante cuya vista
la inteligencia de los ángeles se queda pasmada
la sabiduría de los hombres delira
los demonios rechinan los dientes de envidia
y la Iglesia se gloría y exulta.

Y aquí el homicida desde el principio y padre de la mentira, la serpiente antigua, aplastada bajo el pie de la Reina.

Ya he vuelto de Portugal del congreso, con la sensación extraña de haber acabado las vacaciones de verano un par de semanas antes de Navidad. Si por fin ahora voy sacando algo de tiempo empezaré a actualizarme con las historias de mis últimos días en Suecia; y a ver si cojo pronto el ritmo... ¡Aquí os espero! :-)

30/11/09

I know you want me... (Scania Birding Tour -SBT- I)

La primera de muchas...
a
Pues eso, como dice Pit Bull en Calle Ocho: 1, 2, 3, 4... bimbos :-D Y las bolsas de doritos correspondientes, claro; aunque de las pequeñas, que no es cuestión de empacharse. El primero de los cuatro días del SBT estuvo bastante bien... Están siendo éstos días de mucho madrugón para aprovechar al máximo las pocas horas de luz; días de pasar frío y de mal comer, pero que poco a poco van teniendo su recompensa.
El amanecer nos pilló ya en posición sobre una de las torretas de observación del Krankesjön, y como a quien madruga Dios le ayuda, al poco apareció el primer bicho nuevo del día: un grupo de preciosas serretas grandes Mergus merganser, a las que tenía muchas ganas... Había más en el lago; pero dejamos pronto el lugar, ya que quedaban muchos sitios por visitar. Antes, en uno de los grupos de páridos y afines que se forman en invierno, vimos también unos cuantos mitos de la subespecie nominal Aegithalos caudatus caudatus, que a diferencia de los del resto de Europa, tienen la cabeza completamente blanca.
a
Entre ese lago y el Vombsjön se extiende una zona de prados húmedos (ver foto) muy querenciosa para los gansos, entre los que contábamos con ver alguno nuevo; pero resultó ser día de caza y allí no había ni rastro de dichas aves. Buscándolas sin éxito, fuimos derivando poco a poco hasta una zona de cultivos y prados cercana a Malmö, Sjabersjö. Se encuentra allí desde hace casi un mes un ejemplar de segundo invierno de águila esteparia Aquila nipalensis; una especie propia de Europa oriental y Asia central que, dentro de su rareza, es de aparición cada vez más habitual en Europa occidental. Circulando por la zona sin rumbo fijo acertamos a ver una gran rapaz planeando contra una loma; efectivamente era un águila de segundo invierno, pero no la que buscábamos, sino una real A. chrysaetos, especie poco frecuente en Escandinavia. Mientras mirábamos embelesados por el telescopio sus evoluciones y cómo marraba por poco un lance tras de una gran liebre, varios coches se fueron parando junto a nosotros para preguntar si "estábamos con la nipalensis"... Fin de semana en un país de pajareros y con una presa más que apetecible: Nos encontraríamos aún con muchos otros buscadores antes de, combinando intuición y potra, dar nosotros mismos con Steppy en un pequeño bosquete bullente de faisanes (2º bimbo). Fotos de la misma y del mismo día aquí (el plumaje, a medio camino entre el pálido juvenil y el oscuro de adulto, le da un curisísimo aspecto, como si estuviese toda parcheada).
Tiramos después hacia el mar, a Klagshamn, un pequeño puerto al sur de Malmö donde se estaban viendo cosas chulas también. Allí hay también un estanque, antigua gravera abandonada, donde había bastante paterío. Y sin haberlo planeado mucho cayó el 3º: Una hembra de serreta chica Mergus albellus; más bienvenida cuanto inesperada... Desde el puerto el mar no ofrecía nada fuera de lo común (al menos cuando llevas 3 meses en Suecia; ya me gustaría a mí ver en el Campillo todos los días cisnes cantores y porrones osculados... Aunque sin el frío y el viento); la sorpresa vino cuando, en los abedules que teníamos detrás, en pleno aparcamiento, apareció un bando de pardillos sizerines de la subespecie nominal Carduelis flammea flammea, invernantes recién llegados este invierno a la zona. Y con el 4º bimbo del día (para mí; para Javi sólo el águila), que podéis ver en el vídeo de abajo, en la retina, nos fuimos para casa; tiritando de frío, pero deseosos de más... Y está habiendo mucho, MUCHO más :-) Actualizaciones en breve, si Dios quiere y el tiempo lo permite.
video

27/11/09

Pos yastá...

Pues eso; que hasta aquí hemos llegado: ayer ha sido mi último día por este año en la facultad de Lund. Tras la “catástrofe” de la semana pasada y el resarcimiento del sábado ésta me la he pasado muy relajado, acabando cosas menores en el laboratorio y procesando datos con el ordenador. Preparando la exposición del DEA para el Congreso Ibérico de Ornitología también, que toca ir para Portugal al día siguiente de volver a Madrid.
Ayer mismo les expuse la “nueva” charla en el seminario semanal de grupo; la verdad es que se disfruta un montón viendo cómo la gente pone interés en lo que le cuentas, y además me hicieron muchas sugerencias sobre cómo mejorarla y sobre cómo continuar también el trabajo con estos bichos tan entretenidos. Después tuvimos un glögg de despedida, con abundancia de tartas y demás dulces que todavía estoy acabando de digerir; como era de esperar, la receta de la tarta de queso de Sofía tuvo un éxito sin parangón. Todavía después nos fuimos algunos a cenar downtown... Y ya hasta el año que viene. Seguramente vuelva pronto después de Navidad; una semana o así, sólo para (tras poner a punto con calma el protocolo en Madrid) acabar los análisis que me quedan. ¿Y después, otra estancia larga? Sabe Dios; por mí preferiría un lugar más mediterráneo, pero ya se verá...
De momento, y hasta que embarquemos el próximo miércoles, toca quemar rueda pajareando por Escania adelante. Javi llega hoy a media tarde, y tenemos apenas 4 días para localizar una lista deliciosamente interminable de objetivos; algunos más fáciles que otros. Os emplazo pues en las próximas jornadas a que sigáis el desarrollo del SBT (Scania Birding Tour)...

25/11/09

Un ex situ más que conveniente

Los británicos son un pueblo con una arraigada sensibilidad por la naturaleza, aunque no siempre se manifieste ésta del modo más correcto. Una de las cosas que les caracteriza es la pasión por mantener aves decorativas en casas y parques; y si bien esta es la causa de muchas introducciones desastrosas de fauna a lo largo y ancho de la Commonwealth, también es cierto que lo que ganaron de experiencia han sabido aplicarlo a la conservación de otras muchas especies amenazadas. Conservación que, movida por ese afán avicultor, muchas veces se ha plasmado en proyectos de cría en cautividad, y son legión los naturalistas británicos medrados al amparo de la Durrell Wildlife Conservation Trust o la Wildfowl & Wetlands Trust.
Aunque en muchas ocasiones los proyectos de conservación ex situ son de utilidad más que discutible, en otras son la última salida y, aunque sea triste, no queda más remedio que capturar los pocos ejemplares que quedan confiando en poder criarlos en cautividad y liberarlos cuando vengan tiempos mejores. Especies como el nené Branta sandvicensis, el takahe Porphyrio hochstetteri o la paloma rosada Nesoenas mayeri se han salvado así instantes antes del punto de no retorno... Y para el porrón malgache Aythya innotata, especie que se creía extinta redescubierta en 2006, ha llegado también ese momento de la última intervención a la desesperada: En este blog podéis leer las aventuras del equipo de la WWT desplazado a Madagascar, en una carrera contrarreloj por evitar la extinción definitiva de la especie.

24/11/09

“Hacerse el sueco”: Pinceladas de la vida en Escania (VII)

Mi peor enemigo...
a
Una cosa que me ha llamado la atención de esta gente es el poco cuidado que pone a la hora de limpiar y fregar. Podréis argüir que la “muestra” de que me rodeo, estudiantes, es famosa por este tipo de detalles; pero no sería menos cierto que en casa se nota (y mucho) si algo que está puesto a secar ha pasado antes por manos de los dos suecos o no. Y diréis lo que sea, pero un vaso con más huellas dactilares que una ficha policial para mí no es un vaso limpio...
En la Facultad, tres cuartos de lo mismo. No sé si por ser todos de doctorando para arriba hasta catedrático debería esperarme que estuviesen las cosas mejor o si peor por ser todos del gremio biológico; la verdad es que el comedor común, donde como todo es de todos no es de nadie, da bastante pena: El fregadero está siempre atascado por restos de comida (¿tan difícil es vaciar el plato en el cubo antes de fregarlo?), y lo peor es que a nadie parece ni importarle ni extrañarle. Los trapos de secar sería difícil decir de qué color fueron el día de su compra, y coger una taza de lo más alto del armario no es garantía de que no esté tan sucia como cualquiera de las que fermenta en la pila.
Buena parte de culpa la tiene el sujeto de la foto de arriba: un cepillo, que es lo que la gente suele usar aquí para fregar, en vez de los eficientes estropajos. Y como además lo usan con una patente desgana... Pues qué le vas a pedir. En fin; ocho días para volver a un ambiente mucho más salubre...

23/11/09

Siempre necesitamos manos

¿Quién me ha robado mi moreno?
a
Una de las muchas cosas que me gusta de BirdLife International (de la que formo parte a través de la SEO, su representante en España) es que realmente se toma en serio su lema de Together for birds and people (en español, arriba en la camiseta que me cayó por mi cumpleaños). Sus distintas campañas podrán ser más o menos acertadas y tener más o menos éxito, pero si por algo se caracterizan es por buscar la colaboración en vez de la confrontación; y que la gente a la que ha tocado vivir junto a una especie o ecosistema especialmente interesante se sienta orgullosa de ello y se beneficie en la medida de lo posible. De ahí nacen colaboraciones conjuntas con empresas o gente como sociedades de cazadores que siempre han despertado las críticas de los “más ecologistas”; pero si dan buenos frutos pues bienvenidas sean. Me gusta además que se hagan las cosas con cabeza y no por arrebatos; de hecho la idea de escribir esta entrada surgió al leer la bien argumentada crítica al proyecto de Ley del Catálogo Canario de Especies Protegidas.
Pese a todo, para unos seguiremos siendo unos vendidos. Para otros, unos señoritos de ciudad que sólo pisan el campo los fines de semana como quien va al parque. Para otros más ecolojetas apesebrados que únicamente miran por mantener sus subvenciones... Debería soltar ahora algún viejo refrán castellano que seguro vendría al caso, pero como no me viene ninguno a la memoria, dejémoslo en un ”hazte socio y descúbrelo por ti mismo”.

22/11/09

Lomma, mes y medio después

Si yo fuese un personaje de una sitcom americana, digamos que una mujer insegura en su treintena larga de años y adicta a las compras y a las relaciones inestables, pagaría los desencantos que me da el laboratorio con el helado de la nevera... Pero como no lo soy, pues me he ido de pajareo. Y con unos resultados de pasarse el resto del día dando gracias a Dios...
Decidí volver a Lomma. No porque fuese más barato que otras opciones (no sabía de antemano que el cacharrito de pagar del autobús iba a estar estropeado), sino porque a través de la página de rarezas sueca tenía constancia de que un primer invierno de lavandera cetrina Motacilla citreola llevaba días aquerenciado en la playa; y no era cuestión de dejar pasar la oportunidad de tachar algo tan goloso. La verdad hubiera preferido que el bicho en cuestión fuese un macho adulto, pues los primeros inviernos pueden ser engañosamente similares a una lavandera blanca y no las tenía todas conmigo a la hora de identificarlo... Sin embargo, fue llegar y besar el santo; desde luego el hecho de que fuese la única lavandera de toda la playa y de que hubiese cinco tíos a su lado sacándole fotos ayudaba en la identificación... Fotos como éstas, de las que hay ya para aburrir, pues la lavandera (como se ve abajo) se mostraba de todo menos esquiva.
a
Pero además el día ha estado genial en cuanto a bichos, ya que si bien no había mucha variedad, sí abundaban las especies que he visto muy pocas veces: El cielo era un ir y venir constante de bandadas de gansos (ánsares comunes y barnaclas canadienses sobre todo, peor también ánsares caretos y barnaclas cariblancas), y los distintos patos se dejaron ver bastante bien.

Patos como esta hembra de porrón bastardo Aythya marila, difuminada junto con otros de su especie (incluido un macho adulto, primero que veo) entre cientos de porrones moñudos A. fuligula. Rizando el rizo de las observaciones de especies escasas, sobre el estanque donde reposaban sin inmutarse los patos de arriba pasaba una y otra vez a deliciosa baja altura un macho de busardo calzado Buteo lagopus "igual que el de la Svensson", y que "se cernía con frecuencia", exactamente igual que dice la Svensson (madre mía; si al final va a resultar que los pájaros se leen las guías y todo).

Para ser perfecto al día le faltaron más pajaritos pequeños, ya que salvo por la citreola apenas sí se veía movimiento de algo menor que una paloma. Sin embargo, ya cuando me iba hizo acto de presencia un grupete bien majo de piquituertos en migración, que tras ser concienzudamente examinados resultaron ser todos piquituertos comunes Loxia curvirostra (arriba, un macho). Lástima, porque también está habiendo estos días bastante movimiento por Escania de piquituerto lorito L. pytyopsittacus, e incluso algún franjeado L. leucoptera que otro...
a
Y como mi cámara hace muy buenas fotos si uno se toma la molestia de seleccionar los parámetros adecuados, pero permite hasta al más tonto hacer vídeos medianamente decentes; pues basta ya de fotos y vamos con los vídeos. Primero uno (lo siento por los blancos quemados) de la estrella del día:

video

Vamos con otro de serretas medianas Mergus serrator; dos machos y una hembra. Qué ganas le tenía a los machos, por cierto; ¡qué bichos más bonitos!

video

Y ya para acabar uno de un espectacular macho de porrón osculado Bucephala clangula, con algunas hembras moviéndose alrededor.

video

21/11/09

Genios

En la Viña del Señor hay algunas personas que destacan por su inteligencia. De entre ellas, algunas son especialmente brillantes. Y todavía, entre los integrantes de este ya minúsculo grupo, descuellan los genios. Y un genio, con todas las letras, ha tenido que ser la persona capaz de discurrir semejantes genialidades con moscas muertas. Algunas fotos como la de arriba me llegaron ayer al correo electrónico, e indagando a través de Google descubrí enseguida la identidad de su autor: Señores, ante ustedes el genio de Magnus Muhr. Sueco tenía que ser...

20/11/09

La imagen del fracaso

Para no extenderme demasiado en esta entrada y aburrir a los que no os interese tanto el tema; decir sin más que en la imagen de arriba deberían haber aparecido muchas menos rayitas negras. Mis tres meses en Lund han sido una especie de carrera contrarreloj en los que mi estado de ánimo alternaba entre el “buffff... No acabo con todo ni de broma” y el “esto marcha; ¡al final me va a sobrar tiempo y todo!” según los días (o las horas). Y ahora, a una semana de que llegue Javi y dé por concluida mi estancia en esta facultad compruebo que efectivamente me va a sobrar tiempo, aunque no por el motivo que querría...
Aunque bueno, quejar no me quejo mucho, porque resultados tengo para aburrir (¿literalmente? Espero que no...). En dos meses y medio he procesado y analizado la prevalencia y diversidad de infecciones parasitarias de 723 muestras, que no está tan mal (hacer lo mismo con 100 muestras menos me llevó cerca de un año en España, aunque creo que la única diferencia real está en la cantidad de distracciones...). Sin embargo me voy a quedar con las ganas de analizar también la intensidad de esas infecciones, que no lo puedo hacer en Madrid y en realidad era el objetivo último a realizar durante la estancia; y todo porque hay demasiadas rayitas y no queda tiempo para hacer que haya menos... En fin, escribiré a mi director y ya se nos ocurrirá algo; probablemente volver después de Navidad (y después de las nieves perpetuas, espero) una semana o así en plan intensivo una vez hayamos conseguido con más calma en Madrid disminuir el número de rayitas.
Ahora, eso sí: qué bonitos lucen los geles con el nuevo método... :-)

18/11/09

Dos películas (o algo así)

Ya sabéis que, en general, yo no soy muy de música. Sin embargo sí hay un momento o dos en la semana en los que me gusta escuchar algo de fondo, que es cuando toca planchar. Y, si la conexión lo permite, abandono el culto casi idolátrico a la banda sonora de HNMPL que tengro grabada en el ordenador a favor de algo de variedad a través de YouTube. Y últimamente me ha dado por pasear por París de la mano de los grandes: Por un París idealizado, por supuesto: Un París de entreguerras que arrastra las erres por bulevares otoñales mojados por la lluvia; de parejas que, bras dessus, bras dessous, caminan bajo sus paraguas hacia el Olympia; de bruma que sube desde el Sena mezclada con el gorjeo de un acordeón...
Y entre vídeo y vídeo, de forma inesperada, me topé de bruces con Charles Trenet y con una canción que supe de memoria en su día y que ya había olvidado: Y’a de la joie. Esta canción constituye además el armazón en torno al que se estructura Effroyables jardins; que es junto con Las flores de Harrison una de las mejores películas bélicas que he visto. Si bien son muy distintas (ésta escupe sin quitarle un ápice de crudeza toda la brutalidad de la guerra de los Balcanes; aquella es una historia de almas nobles que evoca más de lo que muestra) ambas consiguen remover por completo al espectador. Que la guerra es una mierda ya lo sabemos todos; que una película te haga vivir lo que ya sabes no lo consiguen todas...

17/11/09

Murcia, qué hermosa eres...

Como en todo, con las rarezas también hay grados... Desde luego puedo decir que he disfrutado un montón con todas las que he visto, ya que la “rareza” intrínseca de estas aves basta para hacerlas muy atrayentes; sin embargo mucho mejor que ir a verlas tiene que ser encontrárselas, por ejemplo (un finding, que se llama). Y si lo que te encuentras es un 1st for Spain, pues ya no te digo nada... Y si además de todo eso no es una mierdecilla marrón que has podido ver durante 5 min y que nadie va a volver a ver (como el más que probable meritorio zarcero escita Hippolais caligata de Ferrol de este otoño), sino un pedazo de bicho como el martín-pescador alción Ceryle alcyon que se encontró ayer Antonio Jesús Hernández en Murcia... Bufff; ni me imagino lo que tiene que ser eso...
Pues sí, un pedazo de martín pescador americano, grande como una grajilla y con apenas un puñado de citas en Europa: Un bicho que desde luego (y aún queda mes y medio; miedo me está dando este 2009) es el acontecimiento ornitológico del año en nuestro país; más aún que la gaviota rosada... Muchos más detalles y unas fotos de ésas que hacen babear aquí.
Lo que os decía, que siempre he querido conocer Murcia :-)

16/11/09

Antiniebla

Por comparación con el resto de los días que llevo aquí, me he dado cuenta esta mañana de que, aunque haber ha habido de todo, la niebla cerrada de hoy no es así muy habitual. Y ahora que nuestra DGT está cargando más las tintas en la prevención de los atropellos a peatones, me parece oportuno comentar que eso la gente es algo que aquí se toma muy en serio: Chalecos, bandas reflectantes en brazos y piernas, pequeños pilotos rojos supongo que a pilas en la espalda de los ciclistas... Majos la mayoría no serán, pero cívicos un rato largo. Y además como ya vimos que carecen de todo sentido del ridículo, pues eso que llevan ganado para pasearse como árboles de Navidad con patas...
Lo mejor ha sido ver desde la ventana del bus una intrigante lucecita roja moviéndose a un par de metros de un paseante. Al acercarnos más, se descubrió el misterio: Colgando del collar, el perro llevaba su propia luz antiniebla.

15/11/09

Cosas que no son

Sé que no puede ser, que tenía que estar haciendo otra cosa, pero... hoy por la calle me he cruzado con un ciego que iba leyendo un mensaje en el móvil.
Lo cual me trae a la memoria un hecho todavía más extraño que vimos mi hermana mayor y yo allá por el puente de mayo de 2004, cuando fuimos a pasar unos días de turistas en Madrid, parando en casa de mi hermano. Por aquel entonces mi hermano vivía en Estrecho; y al apearnos del vagón del metro en ese trasbordo horrible de la línea 6 a la 1 en Cuatro Caminos, un ciego que bajaba también del nuestro se giró de repente entre la multitud del andén y saludó a voces a otro que también salía, dos o tres vagones más allá...

14/11/09

Dejando huella


Ojalá que no lea nadie esta entrada de hoy, tan ridículamente autocomplaciente... Poco queda ya para que me vaya de Lund con más o menos resultados (todo dependerá de lo bien que se me dé esta recta final) y lo mucho que he aprendido, pero me alegro de creer dejar algo mejor que como me lo encontré al venir; es parte de lo bueno que tienen estas estancias, supongo: favorecer el intercambio de experiencias entre centros.
El principal de mis descubrimientos suecos no tiene nada que ver con mis muestras, sino que ha sido comprobar que existe el sustituto perfecto del bromuro de etidio (una sustancia altamente carcinogénica que se usa para revelar dónde hay bandas de ADN en geles de agarosa): el GelRed. Es más sensible y en absoluto peligroso; y ojalá consiga hacer que todo el mundo lo use en el caótico Departamento de Genética al volver a Madrid, donde el complicado protocolo de trabajo con el bromuro de etidio es de todo menos cómodo y útil.
EL GelRed se ha ido implantando aquí durante mi estancia, que además ha servido para mejorar el protocolo de tinción de geles que seguían aquí. No sé a qué iluminado se le ocurrió que la mejor forma era hacer un gel y dejarlo en un baño con el tinte (bromuro de etidio o GelRed) durante “el tiempo suficiente” antes de usarlo. En el resto de laboratorios que conozco, el nuestro incluido, el colorante se añade directamente a los geles fundidos antes de que solidifiquen, con lo que uno tiene al momento lo que quiera. Este sistema sueco no traía sino quebraderos de cabeza, porque la gente cogía geles de otros, nadie controlaba si la concentración de colorante del baño seguía siendo la adecuada a lo largo del tiempo hasta que era imposible ver bandas... Total, que a sugerencia mía (ejem...) durante una reunión de laboratorio se decidió probar con el “sistema español”. Staffan me pidió (eso, por hablar...) que lo pusiera a punto aquí; y tras unas cuantas pruebas la imagen tan bonita que os pongo arriba, en la que un gel teñido “a la madrileña” muestra perfectamente visibles las bandas de un marcador cada vez más diluido, acabó de convencer a todos; y el nuevo sistema es el que se usará de ahora en adelante aquí. Y fueron felices, y comieron perdices...
Madre mía, qué ladrillo para no decir nada interesante.

11/11/09

Del Cielo desde el cielo

Volviendo hace una semana de Madrid al norte aproveché como suelo hacer el tiempo del viaje para rezar el Rosario. Y al volar sobre no sé dónde, volví a darle vueltas a una idea que siempre me ronda en estos “rosarios itinerantes”: Aunque básicamente es siempre igual, hay por ahí distintas “versiones” del Rosario, que varían ligeramente en las oraciones introductorias o las finales; algo normal en tradiciones que se han mantenido oralmente a lo largo de los siglos (cada abuela cuenta el mismo cuento de manera algo distinta, según se lo haya contado la suya)... El caso es que en la que yo aprendí, se reza al final “por la persona e intenciones del sr. Obispo de esta diócesis”. Y cuando uno está en su territorio pues sabe a quién está encomendando, pero si se lleva todo el día de viaje... El miércoles pasado pues, sin saber ni sobre qué país me encontraba, me hizo gracia pensar en el obispo, seguramente la mar de majo, al que le caían ese día del cielo oraciones por partida doble.

10/11/09

¡Glub!

Comienza a ser un tópico anual en las noticias oficiales y oficiosas lo pronto que se comienzan a preparar las ciudades para la Navidad... Y siguiendo la tónica general, ayer en Södra Sandby tuvimos nuestra propia sesión de fiestas anticipadas: Supongo que movidos por el día radiante y soleado que tuvimos ayer, en el que las grajas aparecían y desaparecían entre los aguaceros a modo de burlonas golondrinas de Bécquer, a Sofia y a Oskar les entró una especie de telele invernal y corrieron al supermercado a comprar una botella de glögg (pronúnciese algo así como "glub"), el vino especiado que se toma en los países nórdicos acompañando las comidas navideñas. Después de cenar tomamos sendas tazas de este vino con un fuerte aroma a jengibre caliente, con pasas y almendras molidas; y bizcochos y galletas. Mientras, a través de ese gran producto local que es Spotify, sonaba una versión sueca del Stille Nacht tan incomprensible y seguramente paganaza como la que canta Chewbacca... Ya que, gracias a Dios, no tendré que estar aquí hasta tan adelante, me gustó celebrar anoche este remedo mes y medio adelantado. Me voy a volver a España con ganas y contento, pero, con todos los defectos que tengan, voy a echar en falta a mis compañeros de casa.

9/11/09

"Hacerse el sueco": Pinceladas de la vida en Escania (VI)

Emulando el entusiasmo que mostraban los noruegos con el asunto, a los suecos también se les ve unos fans incondicionales de las camas elásticas. No tengo ni la más remota idea de de dónde les vendrá a los nórdicos semejante pasión por dicho artilugio, pero lo cierto es que en prácticamente todos los jardines de los chalecitos de Lund se puede ver una como la que ilustra la entrada de la Wikipedia sobre el tema (con nórdico saltando incluido)...
a

... O como la que había en la residencia de profesores visitantes (sí, de profesores) de la Universidad de Ås, donde Alberto estuvo un tiempo alojado y donde tanto él como Martín hicieron buen uso de la misma.
Y, como de vídeos de gente dándose batacazos en camas elásticas se podrían llenar horas, va una mínima selección de YouTube sobre el tema:

a

7/11/09

Sir David y la libélula

Con motivo de la entrega que se le hizo el mes pasado del Premio “Príncipe de Asturias” de Ciencias Sociales, El Mundo publicaba esta entrevista a nuestro querido Sir David, de la que me gustó particularmente un párrafo:

P- ¿Qué ha aprendido de los animales?
R- Aproximarme a los animales para descubrir qué tenemos en común sería una actitud muy egocéntrica. Si me acerco a ellos es para ver, precisamente, lo que me difiere de ellos. No tengo nada que ver con una libélula. Tal vez haya aprendido algo de ella, pero lo que me transmite es, principalmente, fascinación.

a
Y no sabría explicaros muy bien por qué... Tal vez sea porque deja traslucir una actitud vital diametralmente opuesta a esa otra del rebujito “Madre Tierra-espíritu de la naturaleza-buenrollismo”, que me da especial repelús. O, dicho en otras palabras de otro idioma con un dicho que no quiere decir eso: “Un home é un home; e un gato un bicho”. O tal vez sea todo un pedaleo mental mío...

Y además, cuando se ponen a tiro, a mí también me gustan las libélulas...
a
Ya para cerrar; otro extracto: "Me sorprende que mis programas para la televisión inglesa, me hayan hecho popular en España. Tal vez sea porque los animales no necesitan traducción. Ellos son los verdaderos protagonistas" ¡Pobre Sir David! ¡Mal sabrá él de las espantosas traducciones que de sus documentales perpetran en este país...

5/11/09

Cambios

Ayer al despegar de Madrid cerca de medio día yo iba de manga corta; el termómetro rozaba los 20ºC. Tres horas más tarde, Copenhague nos brindaba una calurosa acogida, con 2ºC, aguanieve y un viento endiablado. Cruzando el estrecho, Suecia mostraba una cara igual de amable... Esta mañana al levantarme amaneció más o menos despejado; por eso pensé que el leve velo blanco que cubría los campos era escarcha. Una mirada más detenida, sin embargo, me deparó una pequeña alegría: no era escarcha, sino la primera nevada del año... Así importa menos el frío.
Al ir el jueves pasado a la Facultad para imprimir los billetes del avión, descubrí que el legítimo ocupante de mi fantástico despacho había vuelto de Pakistán. En estos días me han recolocado en otro lado que, pese a mis temores, no es ningún agujero, sino el despacho “oficial” de visitantes. Lo comparto ahora con más gente y la silla es algo peor; pero sigue siendo mejor que el de Madrid. Para estos días está más que de sobra...