30/12/14

Gasolina con aceite

 Cuando Raúl me dijo que, al surgirle la oportunidad, se había comprado un barquito de segunda mano tirado de precio, y que si hacía bueno cuando fuera a verle daríamos una vuelta por la ría, yo ya me perdí en mis ensoñaciones y dejé de escuchar toda la parte de "pero no te emociones, que es un barco muy cutre y muy viejo..." que él seguía diciéndome al teléfono. La recordé cuando bajamos del coche en el pequeño puerto de Praceres, y al ver la fila de barcas supuse que la nuestra sería el microbio rojo y blanco del centro... "bueno, menos da una piedra; ya es más de lo que tengo yo", me dije, resignado. Por eso mi alegría se dobló cuando vi que el cabo del que tiraba no era el de esa barquichuela, sino el del resultón barquito azul y amarillo que tiene a estribor. Ése era el Patarroxa I, y en él íbamos a echar la mañana; ¡moríos de envidia!

 Salimos de puerto y fuimos rodeando la isla de Tambo, de titularidad militar. Ni el barco tiene actualmente la autonomía necesaria para emprender grandes hazañas náuticas, ni nosotros teníamos el tiempo, pero albergaba yo la ligera esperanza de que los vientos cantábricos de un par de días atrás hubiesen empujado dentro de la ría algunas especies de aves más amantes del mar abierto. No fue así, y gaviotas y cormoranes fueron básicamente nuestros sencillos compañeros de viaje.

Posados en los polígonos de bateas, los bichos se dejaban ver tranquilamente. A hablar tranquilamente nos detuvimos también nosotros, mientras el viento nos iba llevando poco a poco hacia la orilla norte de la ría. Cuando se nos fue despertando el hambre volvimos a puerto: sin aves marinas chulas, pero con un pequeño premio de consolación...

 El mar estaba tan calmado que la experimentada vista de Raúl enseguida distinguió las aletas dorsales hendiendo la superficie del agua, y nos acercamos un poquito a echar un ojo.

 Un salto aquí y un salto allá: una de las manadas de delfines mulares Tursiops truncatus de las Rías Baixas andaba también ocupándose de sus quehaceres, entre algún pequeño velero que también se acercaba a curiosear y naseiros y otros barcos de trabajo que hacían caso omiso de ellos, pues cruzarse con delfines es algo habitual en estas aguas.

 Los arroaces ciertamente no son nada esquivos, y según lo que estén pescando a veces se acercan mucho a la playa. Bueno, otros tenemos cotorras, jeje... y a falta de algún frailecillo o falaropo que echarse a la lista, mejor un delfín que nada.

Y aquí estamos los dos, que luego siempre hay alguno que dice que en realidad nunca salgo de casa y que las fotos las saco de Internet...

29/12/14

Quien dice 15 minutos, dice...

...unos pocos más. Y eso que me avisaron para que la recortase... y eso que la recorté... en fin. Si no tenéis muy claro a qué dedicar "un poquito más" de 15minutos hoy lunes navideño, podéis ver la charla sobre mi tesis que di en la entrega de premios, que ya está la grabación disponible en YouTube. A los que no pudisteis estar en 2013 en la defensa real, espero que os guste, que es una versión un tanto más amena que la tesis real, y además sin preguntas del tribunal. Empieza un poquito antes de los 15 minutos de vídeo...

28/12/14

MHN "Luis Iglesias"

 Menudean en Santiago los espacios rururbanos, y uno de mis preferidos es la finca Simeón, donde se ha abierto al público hace poco el nuevo edificio que alberga el Museo de Historia Natural "Luis Iglesias", de la USC, que cuando yo estudiaba allí estaba todavía en el sótano de la Facultad de Química. El viernes me acerqué a verlo con Ángel.

 En la que fue durante décadas su ubicación anterior, el museo seguía un delineado clásico de vitrinas con objetos y animales disecados desnudo de todo adorno. Este nuevo montaje es más abierto y moderno.

 Todos los animales por ejemplo se han sacado de sus vitrinas, y en su mayor parte se han integrado en dioramas que muestran "escenas" de la biodiversidad gallega o del resto del mundo, como ésta del robledal...

 ... o esta otra de una zona húmeda. La idea está bien y el resultado es bastante aparente... de entrada. Como estos animales se prepararon para ser exhibidos de una forma "neutra", de una forma neutra están: me refiero a que en estos dioramas están plantificados como las estatuas en que fueron convertidos, de una forma nada natural. Estos montajes resultan mucho más "creíbles" cuando lo que se exhiben son esculturas diseñadas junto con el contexto expositivo. Por otra parte, se ha perdido gran parte de la información: en el anterior museo cada bicho tenía su cartelito, donde explicaba a grandes rasgos qué era ese bicho, y también el origen de los ejemplares en concreto. Por ejemplo los cuatro cisnes de la foto, dos vulgares y dos cantores. Los cisnes son rarezas en España, y en la Facultad de Química, que aún lo recuerdo, uno se enteraba de cuándo y dónde habían sido cazados, en una época en que las rarezas eran recibidas a golpe de perdigonazo. Además, y como el número de dioramas era pequeño y el de animales que liberar de sus vitrinas grande, el resultado final es el de una amalgama de bichos un tanto mareante...

... y confusa, además. Estas dos chovas piquirrojas no creo que en toda su vida se hubieran posado en un roble en el interior de un bosque: ni ellas ni ninguna otra chova, pues son aves de acantilados, que de hecho y según son sus hábitos en Galicia hubiesen pegado mucho más en otro diorama que había de costa con aves marinas. Y como éstos, muchos otros ejemplos de bichos metidos con calzador en los distintos montajes. Otra cosa que me preocupa es saber si, fuera de las vitrinas y de la influencia de la naftalina o de lo que sea no cancerígeno que se use ahora, las pieles disecadas aguantarán mejor o peor el ataque de los insectos.

 Aunque vista la maestría con que algunas de las piezas fueron disecadas y se conservan ahora, casi que mejor... en fin.

 La forma en que la colección mineralógica estaba expuesta también resultaba un tanto apabullante, pero como las piedras se conservan mejor, pues resultaba bastante más estética.

 Y ya para terminar, en su preeminente vitrina, la que debe de ser la pieza más valiosa del museo: la más completa de las pocas colecciones que se conservan de modelos cristalográficos elaboradas por el abate Haüy, fundador de la Cristalografía.

"He visto cosas que vosotros no creeríais..."

27/12/14

Rururbano compostelano

Huelga de trenes, no hay el de las diez y cojo el de las ocho: dos horas libres para recordar Santiago antes de mi primera cita, y no me sobraron. Ruela de San Clemente: atraviesa de sur a norte el espacio que se veía desde mi ventana, en la pensión en que viví mi primer año en Compostela. Huertas, zarzas y ortigas (menos de lo primero y más de lo otro a cada esquela). Saúcos enormes. Y al fondo Raxoi, San Fructuoso, el Hostal y, entre la niebla, las dos torres. Y mañana más.

26/12/14

Pañales, corrección política y teología

Hacia Belén va una burra, rin rin...

El coro de la iglesia se arrancó ayer así, al terminar la Misa de Navidad.

... han entrado los ratoooones...

De repente me adelanté mentalmente a la letra y me dije, "¿cantarán la estrofa de los gitanos? ¡Qué buen tema sociológico para mencionar en el blog...!"

... gitanillos han entraaaaado.
Y al niño que está en la cuna, rin rin...

"¡Sí, la cantan!" Pero cuando ya estaba mentalmente empezando a pergeñar la entrada...

... pañales le han regalaaaaado.
Mariá, Mariá...

O-O Menuda manera de chafarme la entrada.


PS. Y si queréis saber qué es la "Teología de los Pañales", podéis leer por ejemplo esto.

25/12/14

Feliz Navidad

A falta de otra mejor, repito con la foto del año pasado... el deseo de que seáis felices, hoy y siempre, también se repite; pero es que no puedo pensar en otro mejor :-)

24/12/14

Tinta bicolor

Buena parte del viaje en tren de ayer me la pasé entre mi libro y mi ventana: para esta Navidad he cogido en la facultad algo "ligerito": el Ridley. Total, setecientas paginillas y pico de nada, ¿qué es eso, para un levantador de handbooks...? Nah, ya os he comentado a veces la vergüenza que me da carecer de una formación reglada en biología evolutiva, así que como no ha aparecido ningún voluntario dispuesto a enviarme al hospital, voy a ver si aprovecho estos días en casa. Leer el tocho me mantuvo entretenido hasta la segunda salida del sol (la primera, la horaria; y la segunda cuando por fin abrió algo la niebla lechosa), cuando ya empezó a poderme más la historia natural de Castilla que la del mundo entero, y me dediqué a escudriñar los postes que asomaban sus cabezas entre la bruma, como si flotasen en el aire: entre muchos cernícalos y ratoneros, dos esmerejones en apenas unos minutos. Ni tal mal...
Pero todo esto lo hice distraído por el libro que mi compañera de viaje leyó casi sin interrupción desde que salimos de Madrid, mirándolo de reojo casi sin poder evitarlo, pues su tinta verde y roja me traía de continuo recuerdos de años ha: recuerdos de desvanes polvorientos, de bicicletas de piedra, de pieles color aceituna... de mirar y no ver, literalmente, nada... Creo que ya sé lo que voy a (re)leer cuando termine con el Ridley.

23/12/14

Un minuto más

Lunes "dominical", primer día de invierno. Salí a dar una vuelta por la tarde por el Parque del Oeste, y las cotorras, gárrulas, se recortaban contra el sol, bastante arriba aún en el cielo: se nota que desde ayer por la noche los días empiezan a alargarse... eso, y que salí de casa bastante antes que otras veces, que supongo que también influye. Me gusta en cualquier caso el primer día de invierno, que viene con la promesa de ir arañando un minuto más con cada jornada, hasta que lleguen de nuevo junio, las cerezas y los vencejos...
Subo a Orense hoy, con ganas, ya veis, de ver el mar. A ver si puede ser alguno de los días. El mar y lúganos, lúganos amarillos colgados de las ramas más finas de abedules y alisos, como bolas en un árbol de Navidad.... escrita queda, la carta a los Reyes.

21/12/14

El blog de San Juan de la Cruz

Tras de un amoroso lance
y no de esperanza falto,
volé tan alto, tan alto,
que le di a la caza alcance...

Si San Juan de la Cruz tuviese un blog, podría probablemente titularse "Biólogo y Místico", y menudearían en él los comentarios sobre las distintas rapaces que dominan los cielos de La Moraña, la comarca abulense donde se crió. De las muchas con que nos cruzamos ayer Vero, Raquel y yo; me quedo con el lance que junto a la laguna de El Oso protagonizaron dos halconcitos* nada más llegar nosotros: arriba en el cielo, a bastante altura, un bando de lo que creo eran alondras explotó cuando ambas rapaces se tiraron sobre él. En seguida aislaron una de las avecillas, y entre los dos empezaron a lanzarle las garras y a cortarle el paso hacia el suelo y el refugio, mientras el pájaro, perro viejo, los requebraba una y otra vez, intentando sin embargo sin éxito encontrar el hueco por el que zafarse. Tras unos instantes de tensión, se sumaron a la mêlée dos cernícalos buscando comida rápida, y aprovechando la confusión causada el pajarillo se tiró como una piedra hacia una caseta rodeada de hierbajos altos, y los cuatro halcones como uno tras él. Siguió el barullo a ras de suelo, y el cambio de perspectiva nos impidió conocer el desenlace...

 Muchas rapaces y mucho frío, pero no demasiada variedad del resto, desde luego nada que ver con nuestra anterior visita; aunque no faltaron ánsares caretos y grullas para darle interés al día. Nos dieron esquinazo entre la niebla los búhos campestres después de comer, y nos volvimos a casa con las ganas de haber podido añadir una especie tan jugosa a la lista de este año que ya se nos va. Otro año con mucho campo en buena compañía.


* El pequeño tamaño, la destreza en vuelo y el hecho de coordinarse por parejas me hacen pensar en dos esmerejones, pero como una de las presentes nunca los ha visto bien y se niega a tachárselos así, pues tampoco los subo yo a la lista del viaje...

19/12/14

Recuchipanda

Anteayer fue la cuchipanda navideña del grupo de investigación. Apenas pude quedarme, que había quedado luego; pero con las sobras montamos ayer los becarios una recuchipanda ya mucho más distendida... distendidos estábamos todos, sin el ambiente plomizo del año pasado. Tenemos nuevo director, por ejemplo (para mí el de siempre, jeje), y nuevas caras también: nos enteramos de que se va Elena, pero nos deja sus dos contratados, extudiantes del Departamento, que esperemos nos acompañen mucho tiempo más. Se ha trasladado desde Barcelona e incorporado al grupo Diego a mitad de su Cajal, trayéndose postdoctoranda y doctoranda; los tres hacen cosas muy chulas de genética y genómica, cosas realmente modernas que ayudarán mucho a empezar a poner el grupo al nivel al que debe estar. Y por aquí anda también otra Elena, nueva doctoranda del Telle, siguiendo por las noches murciélagos con su detector de ultrasonidos. Y Álex, claro, a la espera de que se resuelva su FPI...
Ésto en cuanto a los nuevos. Los de siempre por aquí seguimos, partiéndonos cada día la cara para sacar las cosas adelante, intentando sonreír cuando vienen mal dadas. Yo sigo esperando una postdoc como quien espera a Godot (miento, que no es una espera, sino una búsqueda activa), y entremedias, según el día: últimamente he estado entretenido con darles la puntilla a varios artículos y vuelvo a tener cosas circulando, que siempre hace ilusión; lo peor de las esperas es no tener nada que hacer. Y oye, si además dichos artículos acaban yendo p'alante, igual hasta terminan por quererme en algún lado... que ya está el Gordo a la vuelta de la semana.

18/12/14

Isabelino

"Isabelino" es un término usado típicamente por criadores para indicar una mutación del color de los animales (ya sean caballos, pájaros, reptiles...) consistente en que, por deficiencia de ciertos tipos de melanina, éstos desarrollan coloraciones pastel, sin marcas oscuras. En torno al origen del término se cuentan varias leyendas aplicables a dos Isabeles, reinas y españolas: la infanta Isable Clara Eugenia o Isabel la Católica, que envueltas en diversas guerras habrían jurado ante sendos asedios no cambiarse de ropa interior hasta que el asedio terminase... con el previsible efecto sobre la coloración de unos paños anteriormente blancos.
"Isabelino" es no sólo el nombre aplicado a animales mutantes, sino también a muchas aves que de forma natural son de color ocre claro. Una de ellas es el alcaudón isabelino Lanius isabellinus, y es "por su culpa" que escribo esta entrada. Esta especie, que cría en Asia central y pasa el invierno en tierras arábigas o africanas, llega de vez en cuando a nuestro país; más o menos uno cada dos o tres años. Pero los que nos llegan son normalmente ejemplares juveniles, que apenas se distinguen de los jóvenes de nuestros alcaudones dorsirrojos, con los que están muy estrechamente emparentados. Pero este año en Castellón acaba de aparecer un señor machito adulto, que seguramente no será tan inusual como el cormorán pigmeo del que os hablaba hace un par de días, pero desde luego es la rareza más bonita de 2014...

17/12/14

"¡Hay un gusano en mi nido!"

The American Naturalist, uno de los grandes clásicos en el que todos quieren publicar, es una revista que me resulta muy antipática: el aspecto rancio de sus artículos, culpa del formato, logo incluido; el hecho de que muchas de las cosas que publican sean largas y sesudas, llenas de fórmulas... tal vez ayude también el hecho de que JPT esté deseando "tachársela" y ellos no paren de rechazarnos los artículos que les enviamos; no sé, todo en general. Pero a veces publican cosas que bien merecen difusión: por ejemplo, por ejemplo... el primer caso de mimetismo batesiano en pollos de aves, ahí es nada. El mimetismo batesiano, una argucia de la que se valen un sinfín de seres para llegar al final del día sin que nadie se los coma, consiste en pocas palabras en adoptar el aspecto de algo que sea muy venenoso o agresivo para que los depredadores potenciales piensen que uno también lo es y no le toquen las narices. Lo más fácil es parecerse a algo que a su vez se parezca a ti: si eres una culebra lo más fácil es parecerse a una culebra venenosa, si eres una mosca a una avispa, etc. Pero ¿por qué contentarse con lo fácil? Si eres un pollo que tarda unos 20 días en dejar el nido, con el consiguiente riesgo de que se te coman, ¿por qué no rizar el rizo y parecerte... a una oruga peluda y urticante? Eso es lo que debió de pensar el Laniocera "porqueyolovalgo" hypopyrra, y así le salieron los pollos, "igualitos" que el padre, sólo hay que ver el vídeo...


A partir del minuto 5:00 aparece el pollo realizando un contoneo inconfundiblemente oruguil. Y si no os ha gustado esta entrada tan desenfadada y no os apetece leer el artículo entero, lo tenéis todo mucho mejor explicado aquí, que es de donde saqué yo la noticia.

16/12/14

Serie B

En la lista de las aves de España, casi todas cuentan con una A junto al nombre; sería, digamos, lo normal. Las especies exóticas tienen una C o una E, según cuenten con poblaciones establecidas plenamente o no, y las especies D son aquellas especies raras de las que las citas registradas no permiten decantarse por una llegada natural o por un escape (en puridad, las especies de las listas D y E no forman parte oficial de la lista). Y faltan las especies B: son aquellas que cuentan sólo con citas anteriores a la fecha de corte de 1950; antes podrían estar citadas como habituales y haberse extinguido, o como rarezas ya. Una especie antaño de las B, pero que cuenta ya con un par de citas, ambas reseñadas en este blog, es por ejemplo el águila imperial oriental... pero la especie que motiva esta entrada es tan, tan rara, que ni en la lista B estaba registrada; aunque creo que debería, pues si no me equivoco hay registros del S. XIX que hablan de colonias de cormoranes en los carrizales de la Albufera de Valencia, descripción que casaría muy bien con nuestro amigo el cormorán pigmeo Microcarbo pygmaeus: un pequeño cormorancito con cara de niño que cría en lagunas costeras y deltas de ríos desde el Adriático hasta Asia central. Aunque no es una especie migradora, en Francia cuentan con una docena de citas, alguna muy cerca de la frontera, por lo que no era nada raro que terminase por llegarnos alguno... y finalmente, a punto de cerrar ya el año, ha llegado ese alguno a los Aiguamolls de l'Empordà, para disputarse con el gavión cabecinegro el título de rareza de 2014.

15/12/14

Canciones con champán

Pop cabrón ya está disponible en Spotify, y este fin de semana tocaba planchar mucho... y sí, "se confirma la sospecha": creo que este disco no me gusta mucho. Y es una pena, porque Ellos dicen que es el que más les gusta, y todos los fans también; así que los que vengan luego seguirán la misma línea. En fin, habrá que irse acostumbrando a base de escucharlo varias veces...

... o no. La verdad es que cada vez me tira más de Veuve Clicquot que el Moët & Chandon...

13/12/14

"Una vocecita en mi cabeza me dijo que lo hiciera..."

En el congreso me enteré de una historia poco relacionada de entrada con las aves, pero que sin duda me dejó fascinado: la forma en que Toxoplasma gondii, el protozoo parásito causante de la toxoplasmosis, es capaz de modificar el comportamiento de sus hospedadores... La toxoplasmosis es una enfermedad propia de los felinos, que se valen de hospedadores intermediarios (roedores, animales herbívoros... según el hospedador definitivo sea un gatito... o un león) para cuando éstos son comidos llegar donde quieren llegar. Aunque sea una enfermedad propia de felinos, se estima que un tercio de la población mundial de humanos es portadora del parásito, que se contagia a través del consumo de carne mal cocinada o del contacto con heces de felino presentes en el terreno. En los humanos la enfermedad cursa de una forma muy leve (salvo en personas inmunodeprimidas), pero sin embargo puede ser mortal para los fetos; de ahí que las embarazadas no deban consumir fiambres o convivir con gatos.
Pero volvamos al tema. Lo interesante es que Toxoplasma modifica el comportamiento de sus hospedadores para conseguir sus fines: se ha comprobado que los ratones infectados pierden el miedo natural al olor de los gatos y se comportan de una forma mucho más atrevida, paseando lejos de los refugios... con lo que al final acaban en la boca del lobo; digo, del felino. Muchos parásitos son capaces de modificar el comportamiento de sus hospedadores intermediarios para conseguir estos fines, de modo que no es esto lo que más me interesó... sino que, leyendo un poco más, descubrí que aparentemente esto sucede también con los humanos: comparando con la población humana en su conjunto, resulta haber una relación muy fuerte entre personas que asumen situaciones de riesgo y la infección por Toxoplasma. Personas amantes de los deportes de riesgo, personas que escogen profesiones como soldados o bomberos, personas implicadas en accidentes de tráfico por imprudencias al volante... personas incluso consideradas más atractivas por el sexo opuesto, por ser osadas y decididas... todos parecen tener en gran proporción un pequeño bicho en el cerebro diciéndoles, a cada paso, que escojan la pastilla roja...

...Aunque en última instancia, como cuando la vocecita nos dice que nos quedemos en cama cuando ha sonado el despertador, o que nos colemos en el metro cuando están los tornos sin vigilancia, la decisión es siempre nuestra.

12/12/14

¡¡Ya están aquí!!

 Pues eso, que ya han llegado los 17 tomos, mi regalo de Navidad adelantado; ya estarán haciéndome compañía de ahora en adelante en el despacho de la Facultad. Con el plástico todavía, para írselo quitando poquito a poco y que dure más la ilusión... y ya algún día me partiré una pierna, o me jubilaré o algo de eso, y sacaré tiempo para írmelos leyendo y admirando...

Winter is coming...

10/12/14

¿Qué me llevo del XXII Congreso...

 ... a parte de una colección excepcional de libros? Bueno, pues bastante, la verdad. Me he reencontrado con muchos conocidos: gente a la que casi sólo veo de congreso en congreso, pero que no por ello dejan de interesarme sus vidas y sus emocionantes trabajos.
He aprendido muchas cosas nuevas también: todas de gran calado científico, pero probablemente la que más me ha sorprendido es enterarme de que, al igual que muchas aves marinas se embarcan en viajes de varios días a la búsqueda de alimento para sus pollos, que esperan resignados en el nido, resulta que ¡los flamencos también hacen lo mismo!, de modo que los que crían en Fuente de Piedra pueden estar yendo a aprovisionarse a varios cientos de kilómetros: a Doñana, a La Mancha o incluso al levante peninsular.

"... Y esto es lo que ocupa el Handbook en mi estantería"
Y una de las mejores sorprsas nos la ha dado de nuevo Lynx Edicions (a todos lo congresistas, digo, no sólo a mí por mi regalito): hace dos años se presentaba el HBW Alive, y en este congreso nos han dicho que desde este año los socios de SEO BirdLife podremos acceder al mismo por una cuota mínima, de sólo 10 €/año, para gran alegría de los presentes. Y además se ha presentado el nuevo regalo estrella de esta Navidad: el primero de los tomos de la Lista Ilustrada de las Aves del Mundo, una obra que no sólo es admirable desde el punto de vista de su calidad científica (y atrevimiento incluso), sino que además es, se mire como se mire, bonita. Una joya, como todo lo que hacen estos genios...

PD. Gracias JaviP por las capturas de pantalla de mi charla ;-) Unos genios eran también los técnicos de luz, sonido y audiovisuales del CaixaForum; de todos los congresos en los que he estado, a nivel técnico éste ha sido el mejor de calle...

8/12/14

Caras de...

Una nota breve: a medida que me he ido encontrando con viejos amigos de otros congresos, son muchos los que me han felicitado efusivamente, para después, con la mejor intención del mundo, dejar caer la pregunta...

-"¿Y qué, a qué te dedicas ahora?"

... y quedarse compungidos al escuchar la respuesta que todos vosotros, queridos lectores, bien conocéis. Pero ea, como con caras largas nada se arregla, si os perdisteis la tesis en su día podréis, creo, escucharme hablar de la misma esta tarde en directo a través de este enlace, a partir de eso de las siete... "creo", digo, porque no sé si en la retransmisión del acto de clausura incluirán o no mi corto discurso; ya me lo confirmaréis luego.

6/12/14

Bandeja de pósteres

Arranca hoy el XXII Congreso Español de Ornitología en Madrid, ése en el que me tocará dar la última charla, cuando supongo que ya poca gente quedará en la sala... De la Complutense vamos un buen montón de gente, aunque la inmensa mayoría sólo con pósteres. No es problema: si queréis saber qué estamos haciendo en el Departamento podéis verlos aquí de forma gratuita, que están todos disponibles. En cada Congreso se otorga un premio al mejor de todos; no sé a quién le tocará en suerte, pero si de mí dependiera tengo claro que el que más me ha gustado es éste (y no por que sea de la casa): ¿os acordáis de cuando os hablé del nóctulo gigante, el mayor de los murciélagos europeos, que en otoño caza pajarillos al vuelo para engordar antes de la hibernación? Pues este trabajo muestra de una forma bien simple, cruzando datos de anillamiento de aves con localizaciones de refugios de nóctulos, lo importantes que en verdad son los pajarillos en la dieta de estos murciélagos, hasta el punto de que sitúen sus refugios otoñales en plenas zonas de paso migratorio, como temporeros en pos de la cosecha. Lo que aprende uno en estos eventos...

4/12/14

7 - 5 - 10 - 6

Mi penúltima historia con Unísono me llevó ayer de un lado a otro de Madrid, de línea en línea de metro, en una mañana de lo más viajera...Tras los dos meses trabajando allí, me correspondía una compensación por los días de vacaciones no disfrutados, los pluses de idiomas, la semana de formación y alguna cosilla así más; y para cobrar dicha compensación tuve que volver hasta la sede central de la empresa, a un buen paseo del metro de Suanzes... qué les costaría hacernos un ingreso en cuenta, digo yo (y me contesto: un par de euros de comisión o algo así, supongo). Total, que llegados allí, resulta que dicha liquidación nos la pagan... con un cheque, qué cosas, yo nunca había visto uno de papel y hueso. Un cheque que cobrar en el Banco Sabadell... pero ¡ay, amigo!, en una única sucursal de Cuzco, so pena de, si no, pagar tres euros de comisión... 3-1,24 que me costaba el viaje extra en metro = 1,76 €: suficiente para dos cafés, así que me compensaba ir. Y luego a Nuevos Ministerios, y ya por fin a la Facultad ya casi para comer... y por el metro músicos, muchos músicos. Y el contraste de la voz masculina de la estación de cercanías con la voz femenina del metro... yo y los trenes; no dejo de fijarme en las cosas más peregrinas.

3/12/14

¿Quejidos? No: quejigos

 ¿Qué tal, querido público? Algo abandonados os tengo, ya; y la entrada de hoy ni siquiera la he escrito aquí, sino que os invito a leerla en el número de diciembre de EMNMM (mi artículo y el resto de la revista, por supuesto). Espero que mis historias sobre un arbolillo tan majo como con tendencia a pasar desapercibido os entretengan hasta que recupere la inspiración perdida...


28/11/14

Polen de museo

Granos de polen: la huella dactilar de cada flor
La palinología es, en pocas palabras, la ciencia que, a partir del estudio de los tipos de polen (y esporas de hongos, por extensión) recogidos en un lugar dado, infiere sus particularidades. La forma de los granos de polen puede ser lo suficientemente distinta como para permitir identificar incluso especies concretas de plantas, lo que puede tener multitud de aplicaciones: un palinólogo forense puede por ejemplo identificar el origen de algún cargamento de contrabando en función del polen que se le haya podido quedar adherido; o por ejemplo el estudio del polen recogido a lo largo de los años en los sedimentos de lagos u otras zonas húmedas (o incluso polen conservado en ámbar, de hace muchos millones de años) establece un registro de las condiciones bioclimáticas de cada momento, en función del mayor o menor predominio de especies de climas fríos, áridos...
Un problema que presentan sin embargo los registros polínicos es que suelen estar sesgados comprensiblemente hacia las especies que se valen del viento para ser polinizadas (anemófilas), la que son éstas las plantas que liberan en el ambiente mayor cantidad de polen; mientras que las que son polinizadas por insectos u otros animales tienen buen cuidado de que el polen no caiga de la flor sin ton ni son. Pero a unos investigadores holandeses se les ha ocurrido la idea, tan simple como brillante, de buscar polen... allí donde debería aparecer: en los insectos. En las colecciones de insectos de los museos, en concreto. Y estudiando el polen adherido a insectos capturados a lo largo de distintas décadas han podido registrar variaciones importantes en la diversidad de especies de flores de las que necesitan alimentarse las abejas a lo largo del año (pues no todas son igual de nutritivas): una causa más que sumar a las culpables del declive global de las abejas. Más, aquí.

27/11/14

Una conversación imaginaria...

- ¡No me jodas!
- ¿Qué pasa?
- No has visto el correo que acaba de llegar, ¿no?
- No. A ver...

De: Gran Jefe
Para: SubJefe1, SubJefe2
Asunto: Aniversario de Supersónico

"Con motivo del aniversario de nuestra gran empresa Supersónico...

- "...Supersónico"...blablabla..."festejemos al unísono como la gran familia que somos"...éste ya chochea...
- Lee, lee ahora.
-...blablabla..."organicen ¡¡una celebración de aniversario para los trabajadores que refleje los valores de la empresa!!" ¡¿Pero éste de qué va?!
- Pues ya ves...
- ¡Pero si estoy seguro de que ninguno de éstos tiene ni idea de si estamos de aniversario o de qué!
- Ya, pues me da que se van a tener que enterar...
- Joder... qué marrón. ¿Y qué hacemos? ¿Va a haber que comprarles champán y esas cosas?
- ¡¿Qué dices?! ¿No has leído lo de "los valores de la empresa"? "Champán", dice... ¡y si te parece ahora en Navidad les damos paga extra!
- Bueno, bueno, tranquilo, ¿eh? Pues nada, a ver qué se nos ocurre...
- A ver...
- ...
- ...
-... ¡¡Ya lo tengo!!
- Cuenta, pues.
- Ahora que está tan de moda eso del MasterChef y todas las mierdas de concursos de cocina esos... ¡hacemos un concurso de tartas!
- ¡Coño, genial! ¡Y así no nos gastamos ni un duro en encargar nosotros una!
- Jajaja, ya ves... ¿Y después de probarlas... les damos un premio o algo?
- Les imprimimos unos diplomas, y van que chutan.
- Jajajajaja... ea, incidencia solucionada. Oye, ¿viste ayer el partido de...

...es una conversación imaginaria, pero bien pudo haber sido real. De hecho si alguien me dijera que tuvo lugar palabra por palabra en algún despacho de cierta empresa de teleoperadores que cumple hoy 15 años, me lo creería perfectamente...

25/11/14

Cosechas tardías

Wikifoto
El carricerín cejudo Acrocephalus paludicola, sin ser una rareza, es una especie lo suficientemente escasa y bonita como para que tenga muchas ganas de ver uno. Es una especie bastante amenazada, pues ocupa un tipo de hábitat muy particular (campos de juncias en el límite de las zonas húmedas) que es de los primeros que cae por la acción del ganado y el arado cuando se le mete mano a un humedal, tanto en los alrededores del Báltico donde cría como en el Sahel occidental donde inverna. Una compensación "de laboratorio" a no haberlo visto fue la posibilidad de analizar tubos con su sangre durante mi primera estancia en Lund: unos colaboradores alemanes de Staffan, mi supervisor allí, le habían enviado muestras de aves anilladas en Senegal durante el invierno, y él me pidió si podía sacar un rato para ver qué parásitos podrían tener. Parece una tontería, pero uno ciertamente se siente un poco allí cuando manipula tubos de sangre de especies y/o lugares que no ha visto, y se trabaja así más a gusto: me pasó con estas muestras, con las muestras de Canarias y Madeira que usé en la tesis, con las de las codornices de Menorca... en fin, el laboratorio a veces cansa tanto que cualquier vía de escape es buena. El caso es que las muestras quedaron analizadas, y desde 2009 una carpeta en mi Dropbox llamada "ACROLA - Lund" contiene los resultados de esos análisis, de los que nunca más me acordé... hasta ayer. Me escribieron de Suecia: a lo largo de estos años habían ido llegando un poco por azar distintas muestras de la especie, y al final habían dado para escribir un pequeño artículo, del que soy ahora coautor sin haberme esforzado mucho más. Una recompensa inesperada la mar de agradable a "un favor" hecho hace casi cinco años exactos... al final el favor me lo hice a mí mismo.

23/11/14

Curiosidad parduzca

El Manzanares más otoñal...
 Mentiría como un bellaco si no reconociese que uno de los principales motivos por los que quería conocer a Víctor, un amigo francés que hizo Vero en los campamentos de verano en Camboya y que ha venido este fin de semana de visita, era saber qué pinta podría tener el hijo de un nigeriano y una camboyana, pues tal es la ascendencia del susodicho... Pero además el encuentro tuvo lugar en un marco tremendamente agradable: echamos la mañana los cuatro (se nos unió Edyta, una doctoranda polaca de estancia en la Facultad durante tres meses) dando una vuelta por El Pardo, disfrutando de los colores de la estación bajo un sol casi de manga corta.

El Pardo desde el convento de los capuchinos
Los bichos grandes son de mucha ayuda para que esta gente para la que salir al campo es una actividad relativamente exótica se vuelva a casa contenta, y El Pardo para esto es un valor casi seguro: cuando ya llevábamos vistos los "big five" locales (ciervo, gamo, jabalí y buitres negro y lenonado), sumamos en el mirador de arriba un bonus track: águila imperial. De todos modos, el bicho preferido de ambos fue uno mucho más pequeño, pero muy colorido: el martín pescador.

 Estos dos, que llevan por El Pardo algunos meses sin que nadie sepa de dónde han salido, también eran bastante big. No son los únicos bichos exóticos que vimos, pues éstos y a las omnipresentes cotorras argentinas se les sumó también un visón al que vimos fugazmente... como fugazmente vos también un avetorillo, el que más gracia nos hizo a Vero y a mí.

Y ea, aquí tenéis, en carne y hueso, la respuesta a la pregunta que os estabais haciendo desde que empezasteis a leer esta entrada...

22/11/14

Una semana más...

 Tengo que pediros perdón: últimamente mis actualizaciones están siendo casi tan estacionales como las castañas de las que os hablaba ayer... La culpa es de las insulsas circunstancias que me rodean: por la Facultad pocas cosas contables pasan estos días, y por las tardes en Cortefiel más de lo mismo. Además, como ya os dije, se nota mucho el recorte horario que ha supuesto este trabajo con respecto a la vida que llevaba antes... pero, al menos de momento, a eso poco le queda: mi contrato se extendía a lo largo de dos meses, octubre y noviembre, y le queda justo una semana para que toque a su fin (pues casualmente me tocará trabajar el último sábado). Bueno... ha estado bien cobrar, ciertamente ha sido un alivio; pero sabiendo como sabia que esto tenía fecha de caducidad, no me amarga pensar en tener tiempo de nuevo para echar horas en la Facultad y para disfrutar de los diversos festivos e historias de diciembre... historias como la nueva edición de las Jornadas de Ornitología Complutense:

Este año yo no hablo, así que hay garantía de calidad ;-) ¡Qué despacio se me va a pasar esta semana...!

21/11/14

Manualidades

Así lucía la cosecha en la galería de mi casa el fin de semana; algo más abundante que la del año pasado, pero sin exagerar... es bueno, eso de no exagerar: que la castaña siga siendo una fruta del tiempo es uno de sus principales atractivos. Si las hubiese todo el año, como las manzanas, seguramente valoraría su agradable sabor dulce igual de poco. Aunque la castaña tiene algo de lo que las aburridas manzanas carecen: una dimensión lúdica. No sólo por la parte festiva que llevan aparejada, sino por el proceso de elaboración (hacer un pequeño corte lo primero, asarlas en el horno, pelarlas luego...), tan "digital" que tiene mucho de manualidad de colegio, de Kinder Sorpresa... sobre todo si vienen con gusano dentro

17/11/14

Langostas y langostas...

 Bonito, ¿eh? El gráfico es bonito de por sí (incluso después de que lo haya estropeado yo después de pegar la portada de la revista encima), pero más bonito aún por lo que cuenta... Hace diez días, Science publicaba la filogenia definitiva de los insectos (hasta que otra la desmienta, aunque no creo que sea pronto): una jerarquización de relaciones de parentesco entre los distintos grupos no basada en pocos o muchos genes, sino en todos; en genomas completos de los organismos analizados. 
Tras salir publicada, los más tontos nos hemos contentado con "mirar los santos": curiosear las imágenes y leer en diagonal un texto que bien podría estar escrito en chino. Pero por suerte hay gente a la vez lista y dadivosa, gente a la que le gusta pensar y que al compartir sus ideas nos ayudan a los tontos a descubrir el mundo con otros ojos, a ampliar miras (y estoy pensando que ése debe de ser el motivo por el que se nos enseñaba Hª de la Filosofía en COU... pena que no nos lo explicaran así entonces): algunos se han alegrado al comprobar cómo las técnicas moleculares más sobresalientes refrendaban el trabajo realizado con la sola ayuda de una lupa por los taxónomos dieciochescos, de modo que este trabajo comprueba la validez como grupos naturales de los órdenes de insectos tradicionales, el valor como elementos de clasificación de los detalles morfológicos y de los ciclos vitales que sirvieron para definirlos, y sobre todo la agudeza de los científicos de entonces, que supieron distinguir tan bien el grano de la paja... 
Y otros, como mi señor exdirector, han visto en él la respuesta definitiva a preguntas que muchos no nos habíamos planteado nunca: ¿por qué las langostas se comen nuestras cosechas... y nosotros a su vez las pescamos para comérnoslas? O, expresado con menos lío: ¿por qué, si ambos son grupos tan tremendamente exitosos y aparentemente capaces de adaptarse a todos los ambientes, no hay (apenas) crustáceos terrestres e insectos marinos?

La solución es de ésas tan simples y brillantes que le hacen a uno sentirse aún más lerdo de lo que es: la respuesta es que sí que los hay... porque cada uno es la respuesta a la pregunta del otro: ambos grupos no son recíprocamente hermanos, sino que uno engloba al otro: primero fueron los crustáceos, y en un momento una rama de los mismos se adaptó al medio terrestre... sólo que en vez de llamarlos "gambas de seis patas" los hemos llamado insectos. Los insectos no son pues la contraparte terrestre de los crustáceos, sino la respuesta de los crustáceos al reto planteado por un ambiente hasta entonces hostil...
Y ya está. A muchos (porque no os interese -legítimo es- o porque esto os sonase ya y os pareciese evidente) puede que esto no os diga gran cosa. Pero oye, a mí que JPT me hiciera caer en la cuenta de esto me alegró en su momento el día... ya veis, con poco se contenta uno.

15/11/14

Milanos atlantes

Tomando el relevo a sus primos los negros, que flotan ahora en pos de las langostas del Sahel, los milanos reales, llegados desde Centroeuropa, volaban ayer a uno y otro lado del tren, siluetas negras recortadas contra el cielo plomizo de Castilla, sosteniendo sobre sus hombros las nubes borrascosas...

(me hizo gracia la idea: los milanos, soportando el peso de la bóveda celeste. Y se quedó así, a medias entre prosa y verso... Digamos que queda como un borrador, como un garabato en un cuaderno de notas; alguna vez se me ocurrirá cómo mejorarlo. Y feliz día del patrón, compañeros biólogos)

14/11/14

(mes de) Prueba superada

"Sí, el lunes nos vemos, has pasado la prueba". Así, sin mirar siquiera, sin alharacas, me comunicó mi jefe inmediato que este prime mes de trabajo había transcurrido con el nivel de satisfacción suficiente... bueno, pues tan contento; en cualquier caso son otras dos las semanas que me quedan hasta que termine el 29 por extinción de contrato, pero dos semanas más que echar al haber... El trabajo sigue siendo bastante entretenido, y podría ser además disfrutable si no fuese por la dichosa productividad, por la exigencia de despachar llamadas y otras tareas lo más deprisa posible, para así poder atender cuantas más, mejor; quedando la calidad de las mismas (aunque esto nadie lo reconocerá) supeditada a esto... pero bueno, yo a lo que me manden. Por lo demás, opté por trabajar el sábado pasado a cambio de poder coger hoy el día libre, para poder subir un par de días a Orense. A ver qué historias me esperan esta vez en el tren...

12/11/14

"A ver, evolución, ¿¿a qué estamos jugando??"

 Entre los muchos correos post-puente, había uno que anunciaba que el próximo lunes, aprovechando que está en España para ir a un congreso bastante molón de métodos filogenéticos que empieza hoy en Sevilla, dará una charla en la Facultad Emma Sherrat, joven y brillante bióloga (con el tipo de carrera -y página web- que a todos nos gustaría, pero que evidentemente hay que currarse: tesis en el Reino Unido en 2011, dos años de postdoc en EE. UU. y desde este año profesora en Australia; todo salpicado de artículos brillantes) que entre otras cosas ha trabajado mucho con cecilias: ese olvidado tercer orden de anfibios (ni ranas ni tritones) semejantes a lombrices adaptado a una vida fosora; y sobre las adaptaciones convergentes entre distintos grupos de animales a la vida cavadora nos hablará...
... pero el objetivo de esta entrada no es sólo invitaros a que os paséis por la charla, sino recomendaros que os paséis también por esta página que he visto enlazada en la suya: WTF, Evolution?!, una recopilación de imágenes de criaturas con algún rasgo a primera vista extravagante, y un diálogo entre el narrador y la evolución (como personaje) intentando darle sentido.

"A ver, evolución, sólo porque la rana crucifijo viva bajo tierra no significa que puedas pasar de ella. Al menos dale forma a la pobrecilla..." Ejemplo de entrada

11/11/14

Tras un año de espera...

... pues la idea original era que estuviera listo para noviembre del año pasado, ¡por fin! esta disponible Pop Cabrón, el 5º disco de Ellos, el disco para el que os pedí implicación económica, jeje. Ea pues, por un poquito más, podéis comprobar si vuestra aportación ha valido la pena... Es raro, y creo que en conjunto me convence menos que otros, pero... Ellos son los que mandan; yo os dejo con el single promocional del disco:

10/11/14

Pues ya ha empezado a llover...

 ... y, aunque en Madrid no es que caiga mucha agua, es la suficiente como para que todo el terreno bajo los pinares camino de la Facultad verdee ahora, tan lozano que a uno le da pena no ser una oveja. Mientras ha durado el calor la hierba ha crecido, y ahora se mantendrá estable, cogiendo fuerza, para cuando el calor vuelva en primavera lanzarse a florecer. Podemos echarle pues un ojo a la parcela que dejamos absolutamente pelada en septiembre, para ver qué pinta tiene ahora:


Bueno, pues esta es la pinta que tiene: a un lado del sendero la alfombra vegetal es continua, y al otro hay más calvas que en un autobús del Imserso; pero aparentemente han crecido las mismas cosas a un lado y al otro. En primavera como digo, cuando todo florezca, lo comprobaremos...

8/11/14

Migración "horizontal"

Pese a que al pensar en "migraciones" lo primero que indefectiblemente nos viene a la cabeza son bandadas de aves moviéndose latitudinalmente dos veces al año y recorriendo miles de Km, muchas otras especies realizan migraciones que no por ser más breves dejan de tener una importancia crucial en sus ciclos vitales: quedándonos con las aves, por ejemplo, muchas de las especies "sedentarias" bajan en otoño de la montaña al valle. Aunque se desplacen apenas un kilómetro, si aproximadamente por cada 100 m hay una diferencia de 1º C, pues ese mínimo desplazamiento implica pasar el invierno diez grados más caliente que arriba... 
... Pues buscando el calor también me he mudado yo esta semana apenas unos pasos, cruzando el pasillo: del despacho de JPT al de Pepe; que los despachos de la fachada sur de la Facultad son mucho más cálidos y el winter is coming...

(En realidad el verdadero motivo del cambio es que soy la primera piedrecita de una racionalización del espacio de la planta 9 entre las personas que en ella trabajan: una de las tareas más relevantes que tendrá que afrontar el nuevo Director. Pero eso que me llevo, pasar el invierno mucho más a gusto)

7/11/14

Límites geológicos (Soria inesperada, y IV)

Van dos doctores y dos burros por Soria y... (© Vero)
 Todavía en Covaleda, en nuestra última parada junto al Duero, aparcar el coche y que este burrito patilludo y su señora madre vinieran a mendigar pan y caricias a partes iguales fue todo uno. Y tanto mejor para mí, que son unos bichos que me encantan, con su carita de paciencia infinita...

 Pero no podíamos quedarnos todo el día haciéndoles arrumacos (pues vaya...), que había más cosas que ver Duero arriba; río que trascurría flanqueado por pinos a un lado y robles albares y melojos al otro.

 A unos cientos de metros de donde estábamos, el río se encajonaba entre farallones de conglomerado como los que habíamos dejado arriba en Castroviejo y que os enseñé ayer: este paraje tan bonito se conoce como "los apretaderos" del Duero.
Emprendimos luego ruta hacia el sur, regresando pausadamente a Madrid, y al poco atravesamos una línea geológica perfectamente definida que deja al norte las masas de conglomerado relativamente impermeables, que mantienen el suelo fresco y húmedo al retener el agua; y al sur una gran matriz caliza que se extiende ya casi hasta Madrid y por la que el agua se cuela enseguida por mil cuevas, quedando la superficie del terreno seca. La vegetación cambiaba muchísimo en consonancia, y la carretera, tras bajar de la última colina con pinos, subió en seguida una con sabinas, el árbol estrella de las parameras calizas peninsulares.

 Y al sabinar de Calatañazor* íbamos, a ver los ejemplares más lustrosos de esta especie, con permiso de las sabinas segovianas de Sigueruelo.

 A poca distancia del sabinar, "la Fuentona", un sifón que se hunde en el terreno kárstico y se funde en una red de cuevas de cientos de metros, da salida al exterior a parte del agua del nivel freático, naciendo así el río Abión (o Avión, según el cartel que se consultase). Uno de los programas de Al filo de lo imposible (qué poco me gustan estas series de exploraciones, la verdad; no sé por qué...) se adentra precisamente por este complejo de galerías sumergidas.

(© Vero)
Y no podía faltar una foto de los cuatro para cerrar esta serie de entradas, claro. Y la recomendación de que no os quedéis sólo con las fotos: id a ver todo esto en directo, que merece mucho la pena.

*una cosa que me da mucha, pero mucha rabia, es enterarme de repente de que una palabra que estaba convencido se escribía de una manera, resulta escribirse en realidad de otra. De éstas ha habido muchas, pero recuerdo ahora la creación antoniana de Hyspifilodon* para llamar al Hypsilophodon... y mi encono en decir Catalañazor* en vez de Calatañazor, arrastrando muchas veces a mis compañeros de viaje durante todo el fin de semana...

6/11/14

Soledades del domingo por la mañana (Soria inesperada, III)

De igual modo que el sábado no conseguimos estar solos ni un segundo, tal era la afluencia de gente al monte, el domingo en cambio raro fue que nos cruzásemos con alguien. Tras desayunar tranquilamente y con un ojo puesto en el cielo, pues la amenaza de lluvia fue más o menos constante a lo largo del día, empezamos la mañana visitando la especie de "ciudad encantada" de Castroviejo, en Duruelo de la Sierra.

 Esta parte del sistema Ibérico está formada por grandes bloques de conglomerado, bloques a los que la erosión del agua, el hielo y el viento va despojando de sus partes más blandas, labrando un laberinto por el que hubiéramos debido echar algo más de tiempo.

 Pendiente abajo, el paraje terminaba abriéndose en un mirador sobre la incipiente ribera del Duero, recubierta de pinos en vez de vides en este tramo inicial.

 A poca distancia de Castroviejo está el paraje de la Cueva Serena, un gran extraplomo por el que el agua escurre de continuo; salvo en invierno, cuando aparentemente se congela y llega a formar una gran columna... cosa que no vimos, claro; y la poca lluvia que caía tampoco había agrandado el chorro hasta el volumen que adquiere en primavera.

 Realizamos todavía una última parada en un lugar solitario de paisajes boscosos y pétreos, pero antes, buscándolo, acertamos a pasar por accidente por el campamento de La Nava, en Covaleda, antiguo lugar donde acudían maestros de toda España a imbuirse del Espíritu Nacional. En torno al campo de instrucción, cada promoción había dejado su monolito, frente al arco que empezó a derrumbarse este año. Vacas y caballos, ajenos al aire decadente y depresivo que desprendía toda la zona, daban a la hierba del campo el mejor uso que hubiera podido tener.

Y las últimas estampas sorianas quedarán ya para mañana. Cierro esta entrada con esta Amanita muscaria, tan lozana que daban ganas de comérsela; de las pocas setas no pasadas que el avance del otoño y de los recolectores habían dejado en el monte.